Alerta por el contrabando de cigarrillos truchos en la Triple Frontera

El tenor de los números que caracterizan a la actividad abruma: alrededor de 70.000 millones de cigarrillos elaborados y luego distribuidos sobre todo en los mercados de Brasil y la Argentina.
Tamaño volumen representa casi el 75% de todo el producto adulterado que se comercializa en América Latina. Semejante porción, de acuerdo a organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), representa algo más del 10% del mercado negro mundial del tabaco manufacturado.
Dueña de un perfil que imita a cualquier industria, la producción de cigarrillos “truchos” ha hecho de la zona de la triple frontera que comparten Paraguay, Brasil y Argentina, una de las bases más prolíficas en términos planetarios. Se trata de una actividad ilícita que, coinciden entidades oficiales de control, genera sólo para el fisco doméstico pérdidas del orden de los $6.000 millones anuales.
Con predominio casi total de Paraguay en términos de punto de elaboración, lo que se genera en el triángulo fronterizo compartido impacta de un modo rotundo en el consumo regional.
En ese sentido, fuentes relacionadas a la Coordinación Nacional para el Combate de Activos detallaron ante iProfesional que los cigarrillos falsificados representan casi el 15% de las variedades de ese artículo que se venden en el país, mientras que en Brasil dicha porción asciende al 48% de la oferta disponible.
Se estima que, siempre en lapsos anuales, ingresan a la Argentina provenientes de Paraguay unos 2.600 millones de artículos. A ese acumulado, indicaron desde el organismo, hay que sumarle otros 2.900 millones de cigarrillos que se producen ya en nuestro país aunque con tabaco contrabandeado en sacos.
“Cuando no son los que se generan en el mismo país, hay que decir que los cargamentos arriban a la Argentina por aire, por tierra, y también utilizando un gran canal de penetración como es la hidrovía. La zona de la triple frontera se destaca por su permeabilidad para este tipo de actividades ilícitas”, confió una fuente.
Los organismos de control siguen de cerca el negocio de los cigarrillos “truchos” en tanto observan a la actividad como un símbolo del funcionamiento de las redes de contrabando que penetran en la Argentina.
Paraguay a la cabeza
En el esquema de elaboración de los cigarrillos que luego protagonizan el contrabando, Paraguay encierra en su interior el grueso de la actividad. Ese país elabora casi la totalidad de los 70.000 millones de productos copiados. El consumo interno en la tierra guaraní no llega al 3% de ese acumulado.
El nivel de consolidación del ilícito es tal que hasta el mismo presidente Horacio Cartes resulta sospechado de contrabando por las actividades que desarrolla una empresa familiar.
El Grupo Cartes es propietario de una serie de tabacaleras que sendas publicaciones internacionales vinculan directamente con la imitación de marcas. La sospecha tiene asidero en que la compañía, a través de sus controladas, produce casi la mitad de los cigarrillos que se generan en Paraguay.
La firma emblema del tabaco que procesa Grupo Cartes es Tabacalera del Este SA (Tabesa), protagonista de investigaciones judiciales que se vienen llevando a cabo en Brasil. En plena campaña presidencial de 2013, Horacio Cartes negó que exista una exportación de productos de Tabesa hacia la Argentina y, precisamente, Brasil.
Muy por el contrario, sostuvo que la empresa del grupo familiar vende cigarrillos a Estados Unidos, Aruba y Suiza. “Hacemos todo en Ciudad del Este”, dijo el por entonces candidato. Para luego añadir: “Para mí el contrabando es un problema aduanero”.
A tono con esto, desde el entorno de la Coordinación Nacional para el Combate de Activos aportaron una explicación respecto de los dichos del mandatario.
“Cartes en más de una oportunidad ha dicho que sólo produce cigarrillos y el grupo no tiene control sobre lo que ocurre en términos de distribución. O sea, directamente se lava las manos. Según él, los contrabandistas se hacen con el producto sin que lo sepa la empresa. Y son esos mismos contrabandistas los que colocan los cigarrillos en Argentina y Brasil”, comentó una fuente consultada.
En una muestra de la presunta injerencia de Cartes en el negocio de la producción ilegal de cigarrillos vale decir que, en mayo de 2016, el matutino paulista O Globo publicó un artículo con el título, traducido al castellano, de “El cigarrillo más vendido en São Paulo es pirata y fabricado por el presidente de Paraguay”. La marca: “Eight”.

 
Fuente: iprofesional.com
Compartinos en...

Comentários: