Alumnos estudian a la intemperie

Más de cien alumnos del Instituto de Enseñanza Agraria N° 13, de la ciudad misionera de Oberá, asisten diariamente al establecimiento, a pesar de que sus instalaciones fueron arrasadas por un tornado en las últimas semanas. No obstante, ellos concurren de todas formas, sin importarles que las clases se desarrollan a la intemperie, expuestos a las bajas temperaturas.

Mientras ellos siguen con un afán admirable por aprender, necesitan ayuda para continuar sus estudios en mejores condiciones. El 12 de junio pasado un temporal derribó cuatro aulas y el área donde se llevaban a cabo los seis talleres de producción del Instituto de Enseñanza Agraria N° 13.

Al recinto escolar de nivel secundario, de la Colonia Guaraní de Oberá asisten 147 adolescentes, quienes en su gran mayoría realizan 54 kilómetros diarios para cumplir con sus obligaciones educativas. Sin embargo, a partir del fenómeno climático, el espacio que la entidad compartía con otra institución de nivel primario, quedó en ruinas.

Por lo tanto, docentes y alumnos decidieron dejar atrás el dolor y los lamentos para comenzar de nuevo. Fue entonces que optaron por poner en marcha la reconstrucción en un predio de diez hectáreas donado por las autoridades hace dos años. Pero para ello necesitan materiales de construcción y mano de obra, puesto que “queremos armar nuestro espacio”, le señaló a Crónica, Rafael Bechlibiak, director del centro escolar.

En tanto, los estudiantes, en consenso con sus profesores, prefirieron no suspender las clases y llevarlas a cabo a la intemperie, desafiando las bajas temperaturas. En las últimas horas se registraron heladas. En este sentido, Bechlibiak argumentó que “más allá de lo que pasó, los chicos demostraron un sentido de pertenencia increíble porque quieren su espacio propio y se los ve muy comprometidos para lograrlo”.

A su vez, el representante del instituto remarcó que “ellos quieren un espacio propio porque es su escuela, la única que hay en la Colonia y saben que ella significa la única oportunidad de formarse y tener un buen futuro”. El ejemplo de valentía, de no bajar los brazos, impulsó a diferentes acciones solidarias, entre ellas la de un grupo de voluntarios de la organización benéfica All Boys solidario, asentada en la localidad bonaerense de Mercedes.

Sus miembros realizaron una convocatoria para recolectar donaciones, en primera instancia de abrigos. También quieren reunir materiales de construcción. Quienes quieran ayudar pueden hacerlo llamando al 232 15464-6206. La agrupación pertenece a la fillial mercedina del club de Floresta, que hace años viene realizando acciones de este tipo, siendo una de las instituciones que más aporta en materia de solidaridad.

Cronica

Compartinos en...

Comentários: