Así es la historia del Ford Mustang Bullitt: una saga con tres generaciones inspiradas en un mito

Hace apenas un mes en el Salón de Detroit el fabricante americano Fordlanzaba una edición especial Bullitt de su Ford Mustang. Probablemente los que ya peinamos canas sepamos perfectamente de dónde viene este nombre, pero quizá los más jóvenes no tengan claro a qué hace referencia esta versión, que ya es casi una tradición dentro de la gama Mustang.

Todo comenzó en 1968, año en que se estrenó la mítica película Bullitt protagonizada por Steve McQueen, cuya montura en una escena a toda velocidad por las calles de San Francisco, que es probablemente la persecución más famosa de la historia del cine, era precisamente un[Ford Mustang Fastback de color Dark Highland Green.

Lo que ahora podría considerarse la saga de Ford Mustang Bullitt, nacía 33 años después del estreno de la película, punto en el que ésta ya era considerada una cinta icónica. Fue en 2001 cuando la marca de Michigan lanzó el Mustang Bullitt original, que un año antes en el Salón de Los Ángeles había sido presentado aún como un prototipo.

Mustang Bullitt I (2001)

Este Mustang Bullit de 2001 en edición limitada escondía un motor 4.6 litros V8, aunque modificado para alcanzar una mayor potencia, gracias a una admisión de aluminio o un escape específico, entre otras cosas. Desarrollaba 269 CV a 5.000 rpm y un par máximo de 414 Nm desde 4.000 vueltas.

El Bullitt recibió también elementos estéticos para diferenciarse del resto de la gama, como llantas de aluminio American Racing “Torque Thrust” de 17 pulgadas, distintivos Bullitt, detalles en aluminio cepillado, pinzas de freno delanteras de color rojo (Brembo, por cierto) o neumáticos en dimensiones 245/45 R17.

También incorporó una serie de modificaciones en la suspensión (McPherson delante y de eje trasero rígido) para hacerla más firme, baja (1,9 centímetros menos) y mejorar el comportamiento dinámico del modelo. Y, por último, tampoco faltaban el control de tracción o ABS, por ejemplo. En total se produjeron 5.582 unidades, de las cuales 3.041 estaban pintadas en color Dark Highland Green, 1.819 en color negro y las últimas 722 en color azul True.

Mustang Bullitt II (2008)

Ya con la siguiente generación del Ford Mustang (2005), la marca estadounidense decidió volver a lanzar una edición especial Bullitt, que llegó al mercado en 2008. En esta ocasión, y gracias a que el Mustang de entonces era bastante más parecido al original que el de unos años atrás, el modelo, basado en un Mustang GT, fue recibido con aún más entusiasmo.

Muchas de las mejoras incorporadas en este modelo se heredaron de Ford Racing, así que el coche gozó de algo más que una estética diferenciadora. Por ejemplo, a nivel mecánico el 4.6 litros V8 pasó de 319 a 334 CV (a 6.000 rpm), y el par motor máximo se situó en 441 Nm a 4.250 vueltas.

En lo que respecta a la suspensión (eje delantero McPherson y trasero rígido con barra Panhard), también recibió ajustes para ser más rígida, incluida una barra de torretas delantera. También equipó pastillas de freno específicas, relaciones de cambio a medida y un sistema de escape de doble salida ajustado para emanar un sonido parecido al del Mustang original de 1968 de la película.

Eso sí, para parecerse todavía más al original de la película, el Bullitt de 2008 prescindió de distintivos, tomas de aire o alerones, y recibió una parrilla fabricada a medida y unas llantas de 18 pulgadas (con gomas 235/50 ZR18), así como un interior específico donde sí se añadieron los logotipos Bullitt. De éste se fabricaron 5.808 unidades: 4.377 de ellas en el clásico verde y las 1.431 restantes en negro.

Mustang Bullitt III (2018)

Este Mustang Bullitt moderno (Model Year 2019 para los americanos) es el más potente de todos, como era de esperar. Aunque ya te contamos todos los detalles en su momento, repasemos los más importantes para dar por finalizado este vistazo a la saga Bullitt.

Disponible en verde oscuro Highland o negro, este modelo monta un motor 5.0 litros V8 (el mismo del Mustang GT), aunque potenciado hasta los 482 CV y 569 Nm de par máximo, y en combinación con una caja de cambios manual. Anuncia una velocidad máxima de 262 km/h y cuenta con un sistema de escape que permite variar su sonido y un colector de admisión heredado del Shelby GT 350.

Para terminar, cabe apuntar que en Detroit, además de éste último (el tercero), también estuvo presente el coche original utilizado en la película -del que también os hablamos-, o más bien uno de ellos, ya que se usaron dos unidades del Mustang para el rodaje, ambos con motor 6.4 litros V8, caja de cambios manual de cuatro marchas, una potencia de más de 320 CV y una suspensión reforzada para aguantar el estrés del rodaje y de las persecuciones (saltos, etc…).

Compartinos en...

Ultimos comentarios

Diario Misiones no se responsabiliza por los comentarios de terceros.