Calma en los mercados financieros, ¿y la economía real?

En medio de la complicada situación económica del país, pareciera que en el sector financiero se está logrando la calma tan buscada en las últimas semanas. Tras el ascenso a mercado emergente otorgado por la calificadora Morgan Stanley Capital International (MSCI) y la llegada de los primeros 15.000 millones de dólares del crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI), la cotización del dólar minorista se estabilizó en el orden de los 28 pesos, al tiempo que los bonos públicos y las acciones de empresas argentinas recuperaron buena parte del valor perdido desde el inicio de la corrida cambiaria a fines de abril.

De consolidarse esta tranquilidad, las miradas del gobierno y de importantes sectores de la producción y el trabajo podrán enfocarse en la economía real. Ya está asumido por todos que el buen número que se registró en el primer trimestre -3,6% de mejora de la actividad respecto de igual período del año pasado- se verá licuado fuertemente por el ciclo recesivo que ya se empieza a sentir luego de los meses de alta inflación de marzo, abril y mayo. El flamante ministro de la Producción, Dante Sica, admitió que habrá un segundo semestre muy difícil para las pequeñas y medianas empresas, el sector que más cantidad de puestos de empleo aporta a la economía.

El viernes, el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), que agrupa a unos 450 bancos y aseguradoras globales, proyectó 1% de crecimiento para 2018 “debido a las condiciones financieras restrictivas y a la baja producción agrícola en medio de una sequía”. También previó un “crecimiento rebote al 1,5% el próximo año, a medida que la confianza y los flujos de capital se recuperen, y las tasas de interés caigan un poco”, pero eso sí, “bajo la fuerte implementación del programa del FMI”. Es una apuesta total a que lleguen nuevas inversiones del exterior. Pero, como ya se dijo, hasta que los propios argentinos no empiecen a creer e invertir, la rueda difícilmente empiece a girar con la fuerza que se necesita.

cronica

Compartinos en...

Comentários: