Cómo hacer los viajes en avión más amenos

Los viajes en avión de corta duración son relativamente fáciles de disfrutar. Cuando no duran más de 2 horas, entre el embarque, el despegue, el aterrizaje, la salida del avión y la recogida de maletas el tiempo pasa “volando”.

Sin embargo, en los viajes de mayor duración la cosa cambia. Si no se va suficientemente preparado puede ser un trayecto molesto, incómodo y hasta extenuante, de forma que algunos viajeros llegan a su destino muy cansados solo queriendo poder ir a su hotel a dormir.

En este artículo te damos una serie de consejos para viajar en avión de forma más amena y cómoda, para que la experiencia sea lo más positiva posible.

Escoge bien el avión para tu viaje

Con los buscadores de vuelos baratos como Rumbo es posible escoger el tipo de avión que se prefiere. A veces por muy poco dinero más podemos ahorrar tiempo en escalas y desvíos del avión, con lo que reducimos bastantes horas del trayecto y no supone tanto tiempo de nuestras vacaciones.

También es posible escoger asientos más cómodos o aviones de mejor categoría para disponer de un espacio más amplio, que nos permita disfrutar durante el trayecto de la máxima comodidad posible.

Prepara todo para no sufrir estrés en el avión

Uno de los mayores problemas cuando se viaja en avión es no disponer de todo lo necesario, lo que conlleva a sufrir estrés. Un buen consejo es hacer una lista de todos los objetos y accesorios que puedes necesitar en el viaje.

Libros, teléfono móvil, periódico o revistas, accesorios de música, gafas de sol con su funda, carpeta o maletín con documentos, etc. Compara el tamaño que ocupan con tu espacio en el equipaje de mano y en la maleta que pueden dejarte subir al avión, para confirmar que todo cabe cómodamente.

Escoge una ropa que sea cómoda, con la que puedas abrigarte en el caso de que haga demasiado frío durante el viaje en avión o que puedas quitarte alguna prenda por si hace demasiado calor. Si, además, tiene varios bolsillos, podrás tener a mano todo lo necesario sin tener que buscarlo en la maleta o en el bolso en medio del viaje.

Considera el avión parte de tus vacaciones

Viajar en avión no tiene por qué ser un mero transporte en el que se dedica un tiempo valioso. Puedes convertir el viaje en avión en parte de la experiencia de tus vacaciones.

Para ello asume la posibilidad de disfrutar durante el trayecto de todo lo necesario. La oferta de comida o cena muchas veces se descarta por motivos económicos, pero puede ser una inversión satisfactoria para sentirte bien durante el viaje, motiva el descanso y puede ser una experiencia a compartir si viajas con amigos o familiares.

Planifica qué hacer durante el trayecto. Un libro, revista o periódico pueden ser una buena opción para pasar el rato de forma entretenida.

Si viajáis a un hotel o resort de vacaciones, podéis reservar el tiempo del viaje en avión para mirar más en detalle los servicios e instalaciones de vuestro alojamiento, informaros con alguna guía de todas las opciones disponibles en el en torno y planificar lo que hacer durante los próximos días.

Si dejáis para el momento del viaje en avión todas estas decisiones, será como “jugar” contrarreloj ya que tendréis que tomar decisiones importantes de vuestras vacaciones antes de aterrizar. No habrá tiempo para el aburrimiento y el viaje pasará rápidamente.

Cómo descansar en el avión

Sobre todo en los trayectos de larga duración, viajar en avión puede ser un excelente momento para descansar, pero hay que ir preparados para conseguirlo de forma satisfactoria.

Para descansar en avión en primer lugar debemos estar cómodos. La elección de una ropa adecuada nos permitirá disfrutar del asiento durante todo el trayecto.

Si pensamos dedicar unas horas a dormir, es recomendable contar con almohadillas para la cabeza, ya que facilitan el descanso y previenen problemas de cuello o espalda, además de que mejoran la comodidad en el asiento.

fuente: no sabes nada

Compartinos en...

Comentários: