Cristina Kirchner, frente al juez Bonadio

En el arranque de una semana que promete nuevas revelaciones, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner deberá presentarse ante el juez federal Claudio Bonadio, en un capítulo de alto voltaje dentro de la megacausa de los cuadernos de la corrupción. Es en el marco del caso que se inició a partir de los escritos de Oscar Centeno, ex chofer de Roberto Baratta, número dos del Ministerio de Planificación durante la gestión kirchnerista, y que tiene ya a una decena de empresarios y ex funcionarios encarcelados, en tanto que numerosos directivos de las más grandes empresas de obra pública reconocieron ante el juez pagos irregulares para evitar la prisión.

Según estimaciones judiciales, la ex mandataria cargará una vez más contra el juez Bonadio, a quien ya intentó recusar en numerosas ocasiones en otras causas como Hotesur y la denuncia del misteriosamente fallecido fiscal Alberto Nisman. Cristina habría sido implicada en los últimos días por el ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, un hombre al que la justicia apuntaba por su estrecha relación con el matrimonio Kirchner.

Según versiones judiciales, el empresarios habría declarado que la por entonces presidenta estaba absolutamente al tanto del esquema de recaudación ilegal. El resto de los testimonios, hasta ahora, hablan sin embargo de aportes para campañas electorales, lo que cambia la figura de asociación ilícita.

La ex presidenta confirmó en su cuenta de la red social Twitter que asistirá a la convocatoria del juez, y pidió que los militantes del kirchnerismo no organicen marchas para acompañarla: “Este lunes voy a presentarme en Comodoro Py, como lo hice ante cada requerimiento judicial. A los comparos que querían movilizarse para acompañarme, les pido por favor que no lo hagan”, expresó este domingo, en una serie de mensajes en los que volvió a apuntar directamente contra Mauricio Macri.

Para la ex mandataria, la causa sería una distracción de la “verdadera catástrofe económica y social” que asegura que está llevando adelante “el gobierno de Mauricio Macri. Pongamos todos nuestro esfuerzo y energía en acompañar y ayudar a aquellos que la están pasando muy, pero muy mal”, agregó en otro mensaje de Twitter.

¿Iban a su casa?

De acuerdo con los cuadernos de Centeno, cuyos originales habrían sido destruidos por el propio chofer, Baratta recogía las coimas de diferentes empresarios para luego entregar el dinero en el departamento que compartían Néstor y Cristina Kirchner en el barrio porteño de Recoleta, en la Quinta de Olivos o en Jefatura de Gabinete.

Pese a eso, los escritos apuntan siempre a Néstor Kirchner y no mencionan casi nunca a quien le siguió en el cargo. Incluso, da a entender que tras su muerte, en el año 2010, la recaudación continuó pero organizada por Baratta y De Vido, aunque sí menciona que parte del botín era destinado a la jefatura de gabinete.

Cronica

Compartinos en...

Comentários: