Detienen a capo narco en mansión de un ex jugador de Vélez

El 24 de abril del año pasado, un ataque comando del que participaron unas 60 personas destrozó una sucursal de una empresa de caudales en Ciudad del Este y fueron robados más de 11 millones de dólares.

Se montaron luego multitudinarios procedimientos policiales para atrapar a la banda, aunque uno de los ideólogos del golpe recién pudo ser detenido por un conflicto interno.

Eduardo de Almeida, alias Pisca, unos de los capos narcos más temidos de Brasil, decidió abrirse e instalarse en Asunción. Allí lo encontraron, en una lujosa vivienda que es propiedad de un ex futbolista argentino.

Nanni jugó en Vélez, San Lorenzo y Cerro Porteño, entre otros clubes.

Pisca era el tercero en la cadena de mando del Primer Comando Capital (PCC), uno de los grupos más sanguinarios de Brasil, y es líder del grupo criminal Rayo X, vinculado al PCC. Sus delitos incluyen asociación criminal, secuestro y narcotráfico, por lo que, finalmente, fue encontrado durante un allanamiento en un inmueble de Roberto Nanni, el Pistolero, ex jugador de Vélez, San Lorenzo y Cerro Porteño, entre otros.

Los movimientos de Almeida por Asunción habían sido facilitados gracias a que el narco tenía la protección de un oficial de la policía, quien hasta le entregaba su documentación personal para que no fuese identificado mientras andaba por las ciudad.

Robo histórico

El narco apresado fue uno de los ideólogos del golpe cometido en abril del año pasado, cuando la banda armada con fusiles automáticos M16, AK47 lanzagranadas, explosivos en gel, granadas de mano y fusiles .50 antiaéreos, destrozó una sucursal de la empresa Prosegur, en la fronteriza Ciudad del Este, y se llevó poco más de 11 millones de dólares.

Sin embargo, el monto no habría cubierto los gastos del operativo y no habría dejado satisfechos a los malvivientes, quienes comenzaron a ser buscados en toda la región. Aparecido de Almeida, entonces, decidió irse, pero su buena vida en Asunción acaba de terminar.

Cronica

Compartinos en...

Comentários: