“El bebé estaba solito en el piso, con la bolsa y el cordón umbilical”

La mañana del lunes fue diferente para Rosa María Cáceres, la vecina que fue testigo del momento del parto de una joven de 25 años en plena vía pública. El hecho sucedió, más precisamente, detrás de las instalaciones del CEP 6 de Garupá. Pero la historia no termina allí; cuando Rosa regresó con ayuda se percató de que la joven madre había abandonado a la recién nacida, quien se encontraba envuelta en un abrigo que llevaba puesto.
Ante lo sucedido tomó intervención el Juzgado de Instrucción 3, mientras que la madre – tras ser ubicada – e hija están estables e internadas en el hospital. Se espera que la Defensoría de los Derechos del Niño tome cartas en el asunto teniendo en cuenta que la mujer, según informaron fuentes policiales, no tiene intenciones de quedarse con la criatura.
Rosa María todos los días se dirige por el mismo camino a la Escuela 521 donde es portera hace años, pero por alguna razón esta vez decidió cambiar de ruta y tomó el camino interno, por la plaza. Allí se encontró con una escena desoladora. “Yo me iba para mi escuela a mirar si estaban las maestras, cuando subí la escalera escuché a un bebé que lloraba”, comentó en diálogo con El Territorio.
“Yo mire y ella gritó ‘mi bebé, mi bebé’. Salí corriendo para la policía y cuando volvimos el bebé estaba solito en el piso, envuelto en una campera y todavía con la bolsa y el cordón. Ella no estaba más, estaba toda la sangre, parió ahí”, continuó exaltada. En este sentido, Cáceres manifestó que tiene intenciones de quedarse con la bebé. “Me gustaría adoptar a la bebé, tengo los recursos, no tengo problema”, expresó. La señora además tiene otros hijos, “pero ya están todos casados”, comentó y dijo que vive sola con su hijo menor de 15 años, razón por la cual le gustaría volver a la experiencia de la crianza y la maternidad. “Que vengan a ver cómo vivo, además yo la encontré, quiero hacer todo de manera legal”, continuó y anunció que esta tarde piensa ir al hospital.


La palabra oficial

Por su parte, la subayudante Fátima Solís de la Comisaría 14 de Garupá constató que la señora entró de una forma muy alterada a la dependencia y explicó lo que había ocurrido. “Rápidamente se avisó al jefe de la comisaría que se encontraba en el lugar y fuimos corriendo de manera infante por la gravedad de la situación. Tras una recorrida vimos un charco de sangre, cuando levantamos una campera de color verde ahí vimos que estaba la criatura”, declaró Solís.
La niña fue rápidamente asistida y trasladada al hospital de Fátima. Mientras tanto personal policial montó un operativo para dar con la ciudadana, quien fue hallada a diez cuadras del lugar del hecho a partir de las características aportadas por la vecina, “pero no era ni cerca de su casa” informó la oficial. La joven fue asistida por el gabinete psicológico de la Comisaría de la Mujer y por una trabajadora social, a quienes reveló que ya es madre soltera de tres chicos y no quiere tener a la recién nacida.
Actualmente tanto la madre como la niña están recibiendo los cuidados necesarios en el hospital de Fátima y ambas se encuentran en buen estado de salud. “Hay que tratar de contenerla y ver qué fue lo que la llevó a esa situación. Por ahora estamos esperando a ver qué dispone la Defensoría de Fátima y también hay que ver si la chica se arrepiente o no”, finalizó Solís.


Antecedente y similitud

En el año 2015 una joven de 20 años dio a luz en su residencia cerca del cruce de las avenidas Santa Cruz y Las Heras. Luego decidió colocar a la pequeña en una bolsa y abandonarla en un canasto para residuos, fuera de su domicilio. Vecinos del lugar fueron testigos del abandono y rápidamente llamaron al 911 para dar aviso del hecho. Horas después la joven se arrepintió y entró en una crisis nerviosa por lo que debió ser asistida por el gabinete profesional de la Comisaría de la Mujer. Después de una larga pelea judicial, la Defensoría determinó que la niña debía quedarse con su papá.
el territorio
Compartinos en...

Comentários: