El milenario secreto de belleza de Cleopatra

Cleopatra es considerada una de las mujeres más hermosas de la historia y era admirada por su belleza. Eso ha llevado a muchas mujeres a querer saber cuáles eran sus secretos.

La reina de Egipto solía darse baños con leche de burra para hidratar su piel y darle suavidad. La leche limpiaba las células de su cuerpo mejorando su apariencia.

Sus famosos baños también fueron usados por Nefertiti y las damas de la aristocracia de todas las épocas debido a sus propiedades y nutrientes.

La leche de burra es valorada por su composición muy similar a la leche materna. Los beneficios de este alimento ya eran conocidos por los griegos y los egipcios, y fueron éstos los primeros que le dieron uso cosmético.

Es regenerativa y da un brillo especial a la piel, hidrata, tonifica, reafirma y revitaliza la piel seca. Los ácidos de la leche mejoran la apariencia de la piel porque eliminan las sustancias que mantienen las células muertas en su superficie, así le dan a la dermis un aspecto rejuvenecido.

Combate el envejecimiento, estimula la producción de colágeno por lo que disminuyen las líneas de expresión y favorece la elasticidad evitando la formación de arrugas prematuras.

También actúa como calmante para quemaduras del sol. Tiene además, un efecto sedante sobre el sistema nervioso, favorece la relajación y combate el insomnio.

En la actualidad, se puede gozar de este tipo de baño nutritivo y relajante en centros especializados. Es conveniente exfoliar el cuerpo previamente para favorecer la absorción de los nutrientes.

Los beneficios de este alimento son aprovechados para limpiar el rostro, desmaquillar, hidratar y dar luminosidad al cutis de una manera natural. Incluso, las empresas de cosméticos, ofrecen productos basados en leche de burra.

Fuente: El territorio

Compartinos en...

Comentários: