El precio del tomate está por las nubes en los supermercados

Entre los tantos aumentos que se detectan en las góndolas de los supermercados, uno de los que más llama la atención es el que se produjo en el precio del tomate, tanto en el platense como en el perita. En algunos supermercados el kilo se consigue a más de 80 pesos y, la remarcación casi llega a los diez pesos, ya que días atrás se conseguía a 72 pesos. Desde las Ferias Francas destacan que los colonos ofrecen el producto a 50 pesos el kilo y hay oferta de dos kilos por 90 pesos.

La diferencia en los precios entre uno y otro lugar se debe a que las grandes cadenas reciben la mercadería desde otras provincias productoras. Mientras, los feriantes locales llevan adelante el cultivo y, a pesar de que no producen en grandes cantidades, optan por tener un precio acorde para poder comercializar.

Al respecto, el presidente de la Feria Franca de Posadas, José Villasanti, expuso a El Territorio que los precios en los supermercados dependen de la oferta y la demanda. “Cuando Corrientes llena el mercado posadeño porque sobra tomate, éste no vale nada y el precio baja”.

En la actualidad, los productores correntinos -que son los más cercanos a esta región- eligen enviar el producto a Buenos Aires y Córdoba. “Por eso viene poco para acá, incluso a Misiones a veces llega el descarte”, manifestó.

En relación a los precios altos, dijo que “la gente no tiene que comprar en los supermercados porque esto va a pasar y los precios volverán a variar”.

Sumado al excesivo precio en los supermercados, también se nota que el producto no es sumamente atractivo a la vista y al sabor. Esto está relacionado al clima que no favorece a que el tomate termine de madurar en tiempo y forma.

Villasanti dio un panorama de lo que sucede con la producción local. “A los tomates les cuesta madurar en los invernaderos y hubo pocos días con sol, por lo que hace falta un poco de calor”, explicó.

Asimismo, indicó que “acá cuesta mucho producir, algunos productores están trayendo a las ferias sus cultivos, pero no pueden regalar sus productos porque son plantaciones que salen muy caras y la producción no es grande”.

Los colonos tuvieron que soportar dos heladas importantes durante este año, pero las cuales no afectaron en gran medida a las producciones de tomates y morrones, que son las dos que se realizan bajo cubierta. “El frío también es necesario para algunas plantaciones, sobre todo las que se hacen cielo abierto como el repollo, el brócoli, el coliflor y la remolacha”, esbozó Villasanti.
Por otro lado, apuntó que los consumidores siguen eligiendo los productos de las ferias por los precios acordes y la calidad que ofrecen. “A pesar de la crisis se sigue vendiendo bien”, remató.

El Territorio

Compartinos en...

Comentários: