El trasplante de una mariposa

Esta mariposa pasó a su edad adulta con sus alas derechas rasgadas.

Afortunadamente para él (es macho), una compañera de especie que el dueño de la mano tenía, falleció días antes y guardó esas partes para intentar algo maravilloso: transplantárselas.

Lo más delicado era sujetarlo para recortar la zona y dejarla preparada para la unión. (No sufren al hacerlo. Es como cortar nuestros pelos o uñas)

Este es el resultado de la operación. En él, se ve que falta en la parte derecha el punto que hay en la izquierda. Ese punto denota qué sexo tiene.

Un día de reposo para recuperarse de la cirugía, y ya estaba preparado para el vuelo iniciático.

Después de adaptarse con un vuelo de reconocimiento en el jardín, voló libre. Es maravilloso que haya humanos así por el mundo.

Fuente:  Leonardo D’Anchiano en Twitter

Compartinos en...

Comentários: