Lo multaron con 100 mil pesos por organizar una carrera de kartings

Río Negro. Orlando Carribal es remisero. Organizó una competencia de kartings reciclados, para que los chicos tengan una actividad. La comuna lo multó.

Durante tres años Orlando Carribal (36) organizó una original carrera de karting “a tracción de sangre” en un área desértica de la Patagonia. Llegaron a participar 14 vehículos, en su mayoría conducidos por adolescentes y jóvenes, que eran alentados a su vez por más de 1.000 personas.

Pero todo terminó hace unos días cuando el municipio de Sierra Grande, costa atlántica de Río Negro, decidió frenar la actividad y lo multó por cerca de 100 mil pesos debido a las infracciones al protocolo de seguridad en la última edición del Campeonato de “Reci Kart”.

Carribal es remisero y también chofer de un vehículo fúnebre en la localidad sureña. Como remisero gana 6.000 pesos mensuales. Para salir del embrollo legal, el organizador optó por aceptar las contravenciones y pagar cuotas de 1.100 pesos hasta terminar con la multa. Tiene un hijo de seis años y es separado. El chofer no obtiene ganancias por su proyecto y los equipos pagan 100 pesos de inscripción que luego se reparten en premios a los primeros lugares de la competencia.

Sierra Grande es una de las localidades más golpeadas por el desempleo y la falta de oportunidades de la Patagonia. Se estima que unas 10 mil personas abandonaron el pueblo en los últimos 5 años producto del cese de actividades de la minera china MCC.

El Campeonato de Reci Kart comenzó en 2016. Se desarrollaron numerosas fechas a lo largo de 2016, 2017 y 2018. La idea es que un grupo de 10 personas arme su propio coche con materiales reciclados. El reglamento acepta solo un piloto pero el coche en cuestión puede ser empujado por los restantes 9 miembros en forma de posta cada 200 a 300 metros. En ocasiones tracciona uno o dos dependiendo de la estrategia del equipo.

El espectáculo se vuelve emocionante por el propio entusiasmo con que los jóvenes empujan sus vehículos. El escenario es el agreste desierto de la Patagonia. Matorrales, tierra y áreas inmensas y despejadas.

Las carreras se convirtieron muy rápido en un festival popular en Sierra Grande. Los últimos encuentros contaron con un público de más de 1.000 personas en una localidad que ronda los 14 mil habitantes. “Traje la idea de Valcheta. Me pareció que podía prender acá. Veía a los chicos en la calle sin poder hacer nada porque hay muchos problemas en el pueblo. El karting es una actividad colectiva, reúne a los jóvenes, adultos que compiten pero también a las familias que los acompañan”, explica a Clarín Carribal.

El organizador estima que por cada coche se involucran no menos de 20 personas, entre integrantes de los equipos y colaboradores. “Los chicos se pasaban todo el sábado hasta la noche soldando, arreglando sus coches y se iban a la cama porque el domingo era el día de carreras. Era una actividad muy sana”, agrega.

En los primeros dos años el municipio los acompañó de manera oficial. Es más, el 22 de octubre de 2016, en el marco de los festejos por el Aniversario de Sierra Grande (cumplía 113 años), la actividad fue incluida como una de las principales atracciones de la agenda. “El municipio promocionaba las carreras, pero no hacía nada. No había papeles ni permisos, nada de nada”, asegura el hombre.

Para Carribal los problemas comenzaron cuando en enero de 2018 el ministerio de Deporte y Cultura de la provincia de Río Negro invitó al Campeonato de Reci Kart a realizar una fecha en el balneario Playas Doradas a 40 kilómetros de Sierra Grande. Llevó a todos los equipos hasta la playa en un colectivo especialmente contratado para la ocasión. “El municipio es de una sector político y la provincia, de otro”, señala. El organizador se refiere a que el intendente de la localidad, Néstor Iribarren, responde al PRO, mientras que la provincia es conducida por el gobernador Alberto Weretilneck, que tiene partido propio, Juntos Somos Río Negro (JSRN).

Desde el municipio le llegó el 30 de agosto pasado el documento mediante el cual la jueza de faltas Alejandra Jara le confirma la primera de dos multas de 46.134 pesos que deberá abonar en cuotas de 1100. En total las infracciones suman 92.268 pesos. Casi el sueldo de un año en el caso de Carribal.

“La multa se impuso debido a que pedimos un resguardo de seguridad para los corredores, con el que Carribal no cumplió. El monto lo fijó la jueza de faltas. Cuando la municipalidad auspiciaba nosotros cubríamos los seguros. No hay nada político. Esto fue motivado sólo por la seguridad de los participantes”, indicó al diario Río Negro Claudia Garrido, titular del área de comercio del municipio.

Carribal contesta que hasta que no fueron invitados por provincia a Playas Doradas en enero pasado, el municipio de Sierra Grande nunca les exigió ningún requisito, pero tampoco se hizo cargo de la seguridad. “Los chicos llevan casco, cuello, cinturón, botiquín y conducen protegidos por una estructura y un parabrisas. Son cosas que nosotros mismos implementamos. Más que un raspón nunca hubo ningún problema”, subraya.

Diario Panorama

Compartinos en...

Comentários: