Marcha atrás: Bullrich se disculpó por afirmar que Holanda es un “narcoestado”

La funcionaria cuya habilidad más notoria es generar situaciones que descolocan al Gobierno del que forma parte, protagonizó un nuevo incidente que esta vez, estuvo a punto de costarle muy caro a la Argentina.

En declaraciones periodísticas formuladas en un programa televisivo el domingo por la noche, la titular de la cartera de Seguridad Patricia Bullrich había afirmado, que Holanda se había transformado en un ‘narcoestado‘ gracias a la ‘despenalización del consumo de drogas‘ que ‘baja la percepción de riesgo‘ de las autoridades. Incluso la ministra refirió a que los hechos ‘son admitidos por los propios funcionarios”, según publicó Ambito Financiero.

Las palabras recogidas por los portales web comenzaron a retumbar en los despachos oficiales ayer temprano, sobrevolando Cancillería, Jefatura de Gabinete y hasta el propio despacho presidencial.

Mauricio Macri, quien ha venido manifestando su apoyo a la gestión de Bullrich ante cada cuestionamiento recibido en los últimos meses (fundamentalmente tras los casos Maldonado y Chocobar, donde el Gobierno expuso sin poca mella su imagen). ‘Confrontar con organismos de derechos humanos que politizaron el reclamo de la búsqueda del militante desaparecido en la Patagonia o con los que atacaban al policía que mató a los asesinos del turista norteamericano en La Boca, no es lo mismo que pelearse con el gobierno de un país europeo tan estratégico para la Argentina, sobre todo teniendo en cuenta la presencia de Máxima (Zorreguieta)‘, explicó una fuente gubernamental en un artículo publicado por Ambito Financiero.

Esto provocó una fuerte tensión diplomática que se tradujo en una orden directa de Casa Rosada: había que enmendar el brulote cometido a cualquier precio. El Gobierno holandés estuvo a punto de cursar una nota de queja, pero prudentemente aguardó que la promesa de un formal pedido de disculpas del Gobierno argentino efectuada desde el palacio San Martín, se hiciera efectiva. Por eso al promediar la tarde del lunes, finalmente se emitió un comunicado oficial del ministerio de Seguridad que consignaba una comunicación de Bullrich con el embajador de los Países Bajos en Buenos Aires en la que presentaba formalmente sus disculpas por los comentarios efectuados ‘las que han sido a su vez aceptadas por el embajador Martín de la Beij‘. El texto dedicó su párrafo final a congraciarse con la reina consorte de la corona holandesa nacida en la Argentina.

Los dichos de la funcionaria argentina remiten a un controversial informe elaborado por un sector de las fuerzas de seguridad holandesas, que apuntó a mostrar las dificultades que los policías locales tienen para combatir el narcotráfico debido a la escasez de recursos.

Ese mismo documento -que llegó hasta el Parlamento en marzo de este año- afirma que ‘Holanda presenta muchos rasgos de un narcoestado, donde los pequeños delincuentes de la droga se transforman en ricos empresarios de la hotelería, el mercado inmobiliario y recreativo; el tráfico de estupefacientes prolifera, y con los efectivos actuales solo puede detenerse a uno de cada nueve grupos de criminales del sector‘. Tras esta manifestación de la Policía holandesa, el ministro de Justicia, Ferd Grapperhaus, rechazó enfáticamente la acusación de ‘narcoestado‘, tomando distancia de la sobredimensionada e injustificada calificación.

‘No había ningún motivo para generarnos este inconveniente que pudo haber escalado hasta un límite difícil de controlar‘, refunfuñó el funcionario consultado. Evidentemente, Bullrich tiene espaldas. Ningún ministro soporta tantas crisis generadas en su incapacidad para discernir cuando conviene mantener la boca cerrada.

fuente: misionesonline

Compartinos en...

Comentários: