Más de 30 años de datos meteorológicos señalan que con la solar y eólica no basta

El horizonte de la energía 100% verde está cada vez más cerca. Poco a poco, a medida que los precios de las renovables alcanzan mínimos históricos, ciudades, regiones y países enteros crean planes hacia la transición completa total. Pero como de costumbre, lo que parece una buena noticia, si no se hace bien, puede acabar siendo un despropósito.

Y es que basar toda la producción en tecnologías solares y eólicas sin prestar atención a otras fuentes de energía (verdes también), puede ser innecesariamente caro y difícil. Al menos, eso señalan los datos una investigación publicada en Energy & Environmental Science

Problemas de suministro en el paraíso eólicosolar

Los investigadores analizaron 36 años de datos meteorológicos desglosados por hora y descubrieron que existen desequilibrios importantes en la producción de energía renovable incluso cuando pensamos en escala continental.

Según sus cálculos, sería complejo que la energía solar y eólica pudieran cubrir el 80% de la demanda energética. Conseguirlo requeriría inversiones masivas en generación, almacenamiento y transmisión de energía. Se necesitaría una capacidad mucho más alta de lo necesario para poder asegurar el suministro de forma estable.

Las estimaciones son claras, alcanzar el 80% de suministro eólicosolar en EEUU requeriría conectar toda la red del país con infraestructuras de transmisión de alta velocidad o ser capaces de construir sistemas de almacenamiento de, al menos, 12 horas por todo el país. Algo que, hoy por hoy, se estima en 2,5 billones de dólares. Algo que se dispara si aspiramos al 100%.

Una política responsable

Pero el precio es lo de menos, los impedimentos a medio plazo son tecnológicos y legales. “Los responsables políticos deberían considerar los datos y las compensaciones que resultan de este tipo de análisis de datos antes de adoptar políticas o mandatos para una red 100% eólica / solar”, explicaba Nathan Lewis, profesor del CalTech y coautor del estudio.

Y lleva razón: hacer la transición hacie fuentes renovables de energía es mucho más que instalar plantas solares o campos eólicos, conlleva darle la vuelta a la red eléctrica. Conlleva renovarla entera y, además, crear una política pegada a la realidad tecnológica del momento. Personalmente, estoy convencido de que podemos aspirar a una energía 100% renovable, pero cada vez hay está más claro que no debemos prescindir de ninguna herramienta para conseguirlo. Al menos, de entrada.

No necesitamos planes caros e irrealizables, necesitamos compromisos sostenidos en el tiempo y decididos a transformar el mix energético de forma costo-efectiva y sostenible. El cambio climático es un problema serio (posiblemente, el problema más serio al que tenga que enfrentarse nuestra generación) y la verdad verdadera es que solo podremos hacerle frente si tenemos a la ciencia de nuestro lado.

fuente: xataka

Compartinos en...

Comentários: