Nahir Galarza podría cerrar hoy la ronda de testimoniales

La madre y el padre de la joven Nahir Galarza (19), acusada por el crimen de su novio Fernando Pastorizzo (20) podrían declarar hoy en el juicio y se espera que también lo haga la imputada.
A partir de esta mañana se llevará adelante la novena audiencia en el debate oral y la última en la que se escucharán declaraciones testimoniales, ya que el mañana comenzarán los alegatos de la parte acusatoria y el lunes se espera que sean los de la defensa.
Ayer, en tanto, pasó por los tribunales de Gualeguaychú Brígida Gálvez, la abuela de la imputada, y aseguró ante los jueces que ella vio cómo la víctima golpeaba a su nieta, quien le habría pedido que no le dijera nada de lo ocurrido a su familia.
La mujer de 78 años, dijo además que a Pastorizzo lo conocía, pero “de paso”.
Y sin que el tribunal se lo preguntara, Gálvez relató: “Fue en el verano del año pasado; vivo cerca de los boliches, me levanté para tirar agua porque es una asquerosidad todo lo que dejan. Y mi nieta gritaba ‘soltame, soltame’, decía, la tenía de los pelos y del cuello. Yo salí. ¿Qué estás haciendo?, le grité. Agarró la moto y se fue”.

Según el testimonio de la mujer, publicó el portal del diario El Día de Gualeguaychú, habría sido Nahir quien le pidió que no le dijera nada a sus padres.

Ante la declaración, los jueces le preguntaron qué hizo con el pedido de Nahir y ella respondió: “Le dije que no iba a hacer nada porque no quería andar mal con mi nieta”.
La mujer además comentó que no sabía qué tipo de relación tenían los jóvenes y que su nieta nunca lo presentó como el novio.

En tanto, el pasado lunes declaró un perito balístico, diplomado en Criminalística y Criminología, quien con su testimonio complicó la situación de la imputada.

“No existió disparo accidental o involuntario”, dijo Edgardo Ceferino Crespo, quien con su declaración contradijo la versión de la acusada, quien dijo que el arma de su padre se había disparado de manera accidental, cuando intentó quitársela a Pastorizzo.

Crespo además coincidió en todo lo expuesto en la quinta audiencia por el perito Lázaro Azcue y aseguró que el disparo que Fernando recibió fue en su espalda y salió por el frente, con un recorrido de izquierda a derecha y trayectoria ascendente. La víctima estaba arriba de la moto y el tirador de pie, “no sentado”, aclaró.

Sobre el segundo disparo, dijo que el tirador debió trasladarse y lo ejecutó cuando la víctima estaba en una posición “decúbito dorsal sobre el piso”.

Las conclusiones del perito sumaron más evidencia de una ejecución como pretende demostrar la querella para sumar a la imputación del homicidio agravado por alevosía.

el territorio

Compartinos en...

Comentários: