Niño atado y golpeado: “Tiene la cara toda marcada, con moretones, manchas negras”

El pequeño Santiago dejó de sufrir bajo la lluvia, en medio de la calle y ante la mirada de una mujer que no daba crédito a lo veía, a lo que sucedía en plena siesta. El pequeño Santiago, de dos años de edad, había sido atado con un cable y era sometido a golpes en todo su cuerpo. Sus propios padres eran los dueños del castigo salvaje, impiadoso.​
La Comisaría de la Mujer fue anoticiada de lo que estaba pasando en una vivienda de alquiler, en la propiedad de Hilda, una mujer mayor que reside sobre la calle Moreno al 147 de San Vicente, en pleno casco céntrico, el pasado miércoles a las 15 aproximadamente.​
El niño, tras la intervención de la Justicia y Defensoría de Menores y Familia, se encontraba internado hasta ayer jueves a la tarde en el Hospital de San Vicente, en compañía del abuelo materno, Juan Carlos Olivera.​
Los padres quedaron detenidos y su reciente unión en la casita de alquiler quedó envuelto en un nuevo caso de violencia familiar, casi o más grave que lo ocurrido días atrás en la que otro niño de dos años quedó rengo por los cintarazos que le propinó su mamá.​
El juez de Instrucción 3, Gerardo Casco, aseguró a El Territorio que se tomó conocimiento a través de una vecina o un vecino que manifestó lo que estaba sucediendo” y desde allí “la Defensoría Oficial del Juzgado, Civil, Comercial y de Familia, puso en conocimiento de la Policía y la Policía a la vez se contactó con nosotros”.​
“El menor sigue internado y todo indicaría que una vez que le den el alta lo van a llevar a un hogar. Se encuentra en observación por las lesiones que tiene, que son golpes en las piernas, en la cara, en la espalda y se detectó una fractura de clavícula… lo que se está viendo es la data de esa fractura”.​
La doctora Carolina Dimarchi, médico de turno en el hospital Nivel 2, constató diversas lesiones de recientes y de vieja data, y fue quien ordenó que permanezca internado.​
Las alertas del caso y su salud​ 
Según se informó desde la Comisaría de la Mujer, dependiente de la Unidad Regional 8 de San Vicente, la denuncia fue formulada por la defensora oficial Margarita Linder, luego de ser informada por Gabriela Horianski, la contadora del Juzgado de Familia 1 de San Vicente.​
En la Policía de San Vicente, se aseguró que al llegar a las casas de madera de alquiler, efectivamente el chico tenía golpes en ambos lados de la cara y que la madre dijo que fueron productos de una caída cuando lo sacó a hacer pis bajo la lluvia.​
En el hospital, familiares de pacientes que comparten la misma sala con el pequeño, aseguraron que el rostro de Santiago “está todo golpeado, con manchas negras”.
Compartinos en...

Comentários: