Polémica por fotos y festejos en plena cesárea

Una médica, residente de un hospital de Berazategui, realizó su primera cesárea en el día de su cumpleaños, festejó junto a sus colegas al lado de una mujer estaba dando a luz a su bebé y uno de sus compañeros le tiró líquido en el cuello en forma de “bautismo” ya que era la primera intervención de este tipo que realizaba. Luego, las fotos fueron publicadas en las redes sociales.

Florencia Espinola se desempeña en la especialidad de Tocoginecología en el Hospital Evita Pueblo de Berazategui y, en el día de su cumpleaños, le tocó realizar su primera cesárea. Sin embargo, las imágenes tomadas durante la intervención despertaron una gran polémica.

Una de las imágenes repudiadas, muestran a un colega de la joven tirando líquido desde una botella en el cuello de la médica residente en mientras ella participaba de la intervención. La acción fue realizada en forma de “bautismo”, ya que era la primera cesárea que realizaba.

Colegas repudiaron la acción y aseguraron que podría haber puesto en riesgo la vida de la madre y del recién nacido. Sin embargo, otros profesionales manifestaron que no implicaría peligros si el “bautismo” se realizó durante el drenaje.

Médicos especialistas manifestaron que, aunque no saben qué tipo de líquido es el que los colegas le tiran a la joven, podría tratarse de solución fisiológica, alcohol o vaselina. Agregaron que este gesto es común durante los “bautismos” y que la primera cesárea es un momento muy especial en la carrera de los residentes.

En tanto, la profesional se tomó el gesto de sus colegas con humor y compartió la acción de su compañero en las historias de su red social Instagram.

Por otro lado, la chica también habría violado la intimidad de sus pacientes al publicar las imágenes que muestran el momento en el que una madre da a luz a su bebito sin pedir ningún tipo de autorización.

La foto en pleno nacimiento fue publicada en la red social Facebook. Junto al posteo, la chica escribió: “Así se empieza un cumpleaños feliz. Gracias a los que me enseñan todos los días. Sáquenme buena por el amor de Dios. Hoy se festeja por partida doble”.

Si bien los padres del pequeño no denunciaron la situación, colegas allegados a Espinola aseguraron que la joven no tenía autorización para difundir imágenes privadas y agregaron que publicar las fotos de un parto implicaría una violación a la intimidad de los pacientes.

La reacción en las redes sociales

A pesar de que al publicar las imágenes en sus redes sociales la joven habría violado la intimidad de sus pacientes, los allegados de la médica residente la felicitaron por su cumpleaños y por su primera intervención, sin hacer mención a las fotografías tomadas en plena operación.

“Cómo crecen”, “Te quiero amiga”, “Estoy re contenta por vos”, “Felicitaciones por dos”, “Me alegro muchísimo, “Cosas que nunca se olvidan”, “Qué emoción”, “Qué genialidad”, fueron algunos de los mensajes.

Según denunció un colega de Espindola a Crónica, “no es la primera vez que la chica comparte contenido de este tipo”.

“Es un juicio ético”

Crónica consultó a especialistas para analizar la gravedad de la situación. El Dr. Agustín Hugo Alí, Cirujano Plástico y Reconstructivo, manifestó a nuestro medio: “Aunque no hay delito, es un juicio ético. Es parte de la medicina documentar procedimientos pero éticamente, no es lo mejor”.

Agregó: “Se puede tener celulares y sacar fotos, no está mal. Sin embargo, esas fotos no son científicas, no tienen ningún beneficio”.

En referencia al “festejo” del amigo de la joven, explicó que si ocurrió durante el drenaje, no habría ningún riesgo en los pacientes.

En tanto, el Dr. Fernando Felice, explicó: “Es un tema delicado porque el que lo ve de afuera, piensa que están jugando. Sin embargo, son situaciones normales que no implican riesgos para el paciente”.

“Los residentes están supervisados por médicos. Cuando realizan su primera cirugía, es un hecho muy lindo porque es un paso importante que dan en su carrera”, detalló.

En cuanto al “bautismo”, relató que son habituales y explicó: “a veces, los residentes deben pagar el almuerzo de todo el plantel con su primer sueldo. Otras, invitan a comer un asado. También ocurre que les tiran solución fisiológica en la espalda mientras están operando”.

Al concluir, manifestó: “Dentro del ambiente quirúrgico, uno sabe como son las cosas. Estos festejos no implican riesgos para los pacientes”.

Antecedentes

En julio de este año, un equipo de médicos del hospital bonaerense San José de Capilla del Señor fue suspendido por sacarse selfies en plena operación luego de autoridades consideraran la acción como una “irresponsabilidad”. Además, los protagonistas debieron dar disculpas públicas.

En una clínica situada en Georgia, Estados Unidos, una doctora, Windell Boutte, fue denunciada en junio de este año por grabarse bailando y cantando rap en el quirófano mientras operaba a sus pacientes.

Cronica

 

Compartinos en...

Comentários: