Taxistas aseguran que la actividad del sector cayó un 40% a causa de la crisis

Los trabajadores del volante remarcaron las crecientes dificultades que asomaron al sector, producto de la crisis económica, repercutiendo gravemente sobre la actividad. Sobre todo apuntaron al aumento de precios de los combustibles, el incremento en los alquileres de vehículos (para quienes no son propietarios directos) y el avance de los servicios clandestinos.

Por la suma de conflictos, desde el Sindicato de Peones de Taxis de Misiones informaron que la demanda de pasajeros cayó en un 40%.

PRIMERA EDICIÓN consultó a diferentes taxistas que se ubican en los puntos estratégicos de Posadas, aguardando conseguir algún pasajero para lograr mejorar su recaudación diaria.

“Siempre en situaciones de crisis, cuando falta efectivo en la calle, las personas dejan de tomar taxis”, comentó Julián, propietario de un vehículo.

“A veces los pasajeros se quejan porque no encuentran taxis circulando en las calles, pero eso pasa porque nos cuesta mucho costear la nafta, que está muy cara”, dijo a su turno J. Fernández.

En la misma línea, el taxista Esteban señaló: “Por el precio del combustible, se hace muy difícil recorrer los lugares principales en busca de algún posible pasajero”, a lo que matizó que “también estar parados en alguna esquina puede consumirnos mucho tiempo sin movimiento ni generar ingresos”.

En relación a esto, otro chofer que prefirió declarar desde el anonimato indicó: “Incluso dentro del microcentro, en ocasiones, tengo un par de autos estacionados delante y puedo pasar hasta más de una hora esperando hasta que me llegue el turno de hacer un viaje. Así es imposible sostenerse”.

Además, los trabajadores cuestionaron que el último incremento que se otorgó sobre la bajada de bandera y los kilómetros recorridos en cada viaje “fue insuficiente”.

Cabe destacar que actualmente en Posadas, luego de la última modificación de precios, la bajada de bandera cuesta 24 pesos y la caída de la ficha suma $2,40 por cada cuadra de circulación. Sin embargo, el movimiento tarifario tendrá una segunda etapa en agosto: la bajada de bandera irá a 27 pesos y la ficha, a $2,70. Así se completará el 35% de aumento acordado.

Los taxistas opinaron que, incluso cuando se complete ese porcentaje de suba, trabajarán “a pérdida” debido a que estas modificaciones se aprobaron cuando el litro de nafta súper valía unos 28 pesos.

Actualmente, el precio del mismo producto superó los 32 pesos en Posadas y se acercó a los $34 en otras localidades de la provincia. Además, desde las estaciones de servicio anticiparon que las tarifas de los combustibles seguirán aumentando en los próximos meses.

A todo esto se suma el impacto que genera la actividad de los servicios clandestinos y la siempre latente preocupación de los taxistas por el posible arribo del sistema Uber.

primera edicion

Compartinos en...

Comentários: