Tiene 29 años y busca a su madre misionera

La verdad rotunda puede ser plomo o pluma, según qué se haga con ella. Paula Gimena Ferreyra (29) lleva diez años cargando el peso de una historia personal incompleta y se decidió a aliviar la herida hablando y con la esperanza de obtener respuesta.
“Busco a mi madre, todo lo que sé de ella es que es misionera, se llama Liliana Arce, tendrá poco menos de 50 años y tengo un hermano, Maximiliano, que sería tres años mayor que yo”, contó a El Territorio la joven de Lomas de Zamora, que fue criada por sus padres adoptivos como si fueran los biológicos, porque así consta en los documentos.

Para conseguir alguna pista que la lleve a su familia y a su identidad, Paula hizo un pedido desesperado en la página de Facebook ¿Donde estás?, que promueve el reencuentro entre seres queridos que han perdido contacto. En ese espacio le han dado muestras de apoyo y misioneros de diferentes localidades se comprometieron a difundir su testimonio.

“Yo crecí pensando que mis padres adoptivos eran mis padres verdaderos, me anotaron como si hubiera sido así. Recién a los 19 años mi papá me contó la verdad, el falleció hace dos años y mi mamá me contó todo lo que recuerda de Liliana, pero no es mucho, me dijo que era muy reservada, callada o tímida”.

En su propósito de llegar hasta su hueso identitario, Paula cuenta con el respaldo de su madre y de toda su familia.
El mundo tal como lo vivió hasta su adolescencia se deshizo cuando en un exabrupto, su padre rompe el secreto; entonces ella comprendió muchas cosas.

“Desde chica yo no me sentía completamente parte de esta familia, y no eran mis padres o mis tíos o hermanos por parte de padre, todos me quisieron siempre, era yo la que tenía un vacío, una sensación inexplicable que tuvo coherencia cuando me entero de la verdad”.

Dijo Paula que su madre biológica es de algún lugar de Misiones, “es rubia y de ojos claros, igual que mi hermano, no sé si estarán viviendo en Misiones o en Buenos Aires o si tengo abuelos, quiero saber todo, necesito saber si tengo cosas en común con mi gente, a pesar de no habernos conocido”.

Paula es auxiliar de farmacia y extraccionista de laboratorio, es casada y tiene tres niñas de 9, 6 y 4 años, la más pequeña se llama Mía Lilen (“es una variante de Liliana, es por mi madre”, dijo).

Secreto y huida
Paula entiende que su madre tuvo una vida difícil que pudo estar marcada por el sufrimiento y las carencias: “Vino de Misiones porque quedó embarazada de mi hermano y su familia la echó, el padre del bebé tampoco la acompañó, acá en Buenos Aires trabajó como doméstica en una casa de familia adinerada, ahí queda embarazada de mí, de alguien de esa casa, pero querían que aborte, al parecer mi padre también la rechazó, ella no quiso abortar y se quedó en la calle”.
Deambulaba sola y sin dinero -relató Paula-, “una mujer que trabajaba en el Hospital de Clínicas José de San Mar

tín le da un techo y la contacta con mis padres, que no podían tener hijos. Mi madre vivió con mis padres adoptivos sus últimos dos meses de embarazo”; y continuó: “Yo nací ahí, en el Clínicas de Recoleta, el 5 de marzo de 1988, cuando mi mamá sale de alta, llega a la casa y me deja con mis padres; le pidieron por mi hermano, pero no quiso”.

Supo más tarde que su padre adoptivo alquiló para la misionera un lugar en el barrio de Once, para no abandonarla, “cuando le llevan ayuda para ella y mi hermano, ya no estaba, se había ido y no dejó un dato para encontrarla”.
Sobre las esperanzas de hallar a su madre, Paula duda aunque sueña.

“No sé si ella me va a rechazar, porque siempre viví en el mismo lugar que ella vivió, pero nunca me buscó, igual no la juzgo, quiero abrazarla, escucharla, conocer a mi familia”.

Alguna información suelta tiene Paula, pero aún no le es posible construir momento a momento los hitos de su vida.
“Tengo entendido que tengo una tía en Florencio Varela, pero no sé el nombre o si todavía vive en ese lugar, también sé que mi mamá tuvo al menos otro hijo después de tenerme a mí, pero son más las preguntas”, sopesó.

Tiene proyectado viajar a Misiones en la segunda mitad del año para investigar sobre sus orígenes y solicita a quién pueda aportar un dato sobre su familia que la contacten en Facebook/Gimena Ferreyra o al celular 011-1523209591.

Fuente: El Territorio

Compartinos en...

Ultimos comentarios

Diario Misiones no se responsabiliza por los comentarios de terceros.