Banda de delincuentes asaltó tres veces en cuatro meses en Eldorado

Cuatro personas con pasamontañas y armas amenazaron y maniataron a una mujer que estaba con menores y se llevaron dinero en efectivo y un vehículo. Los hechos ocurrieron la noche del lunes en Eldorado, pero podrían ajustarse a otros asaltos similares en la localidad que se vienen sucediendo desde abril.
En total, tres golpes en cuatro meses, y las coincidencias son muchas. Además de los citados, la certeza de que sea la misma banda se sustenta en que siempre fueron atracos cometidos a principios de mes -en mayo, abril y ahora- y hablan con tonada extranjera. Solamente no lo hicieron en junio -o por lo menos no trascendió-, después de que El Territorio publicara en exclusiva las sospechas de los investigadores.

La seguidilla empezó con el asalto a la familia Hasse, cuando se llevaron una camioneta e incendiaron su casa. Siguió con el ataque a una abuela y su nieta y ahora, a una mujer y sus hijos menores. Serían, con estos elementos, foráneos conocedores de la localidad, pero que atacan y se vuelven a ocultar, posiblemente en el extranjero.
Fuentes policiales confiaron a este medio que el último atraco ocurrió en el kilómetro 9, más precisamente sobre calle Adolfo Blazer. Cerca de las 22, Noelia O. (34) llamó a los efectivos de la Comisaría Primera para informar sobre un asalto en su vivienda, mientras estaba con sus dos hijos menores de edad.
Según detalló, en su casa se presentaron cuatro sujetos, quienes con amenazas le exigieron dinero en efectivo y terminaron llevándose su camioneta Hyundai Creta que tenía aproximadamente 10.000 pesos en efectivo en su interior.
La mujer agregó que antes de irse la ataron de manos y que tres de los delincuentes tenían cara descubierta y uno pasamontaña, además de un arma que sería 9 milímetros.
La víctima habría dicho que antes que huyan, “uno le hablaba a otro en portugués y otro en porteño”. A partir de la denuncia, varias comisiones de la Unidad Regional III montaron un operativo cerrojo, pero las novedades recién surgieron en la mañana de ayer. En un pinar situado a metros del balneario Faubel de Colonia Victoria, los uniformados encontraron el vehículo sustraído.

La anciana y su nieta
En tanto, el golpe anterior se registró el miércoles 2 de mayo, también en el kilómetro 9, pero sobre la calle Quiroga. En ese entonces, la víctima fue Juana Polony (77), quien se encontraba junto a su nieta de 11 años. Ambas sufrieron la violencia en horas de la mañana.

La mujer manifestó que cerca de las 7.15, tres delincuentes de entre 20 y 30 años irrumpieron en la vivienda y la ataron de manos con una cinta, al igual que a la menor.  También relató que hablaban con acento portugués y que se hicieron una valija con cubiertos de plata y varias joyas, un celular de alta gama y la suma en efectivo cercana a los 6.000 pesos.
Luego, ya con el botín en su poder, huyeron en un Gol Trend negro caja automática propiedad de los asaltados.
Cerca de las 19, fue hallado el vehículo en perfectas condiciones, oculto en una zona de monte, lo que permitió el levantamiento de muestras por parte de la Policía Científica. Estaba en barrio Roulet, a unos 500 kilómetros de la ruta nacional 12, con las puertas abiertas.

El asalto a los Hasse
Tras el robo a la anciana, los investigadores concluyeron con alto grado de certeza que la banda sería la misma que atacó a la familia Hasse el jueves 5 de abril. El hecho justamente se dio en la zona de Roulet.

Esa tarde, también tres asaltantes -se cree que había otro afuera- ingresaron en la vivienda que está alejada de todo movimiento y con violencia agredieron a Yésica (30), quien estaba junto a sus hijos menores, exigiendo 250.000 pesos en efectivo.
El esposo de la mujer, un trabajador del rubro maderero, no se hallaba al momento y cuando los delincuentes vieron que no estaba la plata que buscaban subieron a los rehenes a la camioneta Toyota Hilux -recientemente adquirida- de la familia y los abandonaron cerca del inmueble, en la calle Benteveo, intersección con La Paz.
Los testimonios se repiten: la mujer dijo que tenían acento portugués, otro con tono porteño y uno en guaraní. Además, antes de abandonar el lugar, incendiaron en su totalidad la vivienda, se cree que para borrar todo tipo de huellas y destruir el sistema de vigilancia, algo que lograron con creces.
La camioneta apareció recién dos días antes del asalto a la anciana. Estaba abandonada y totalmente incendiada en una chacra en cercanías de la calle Santa Fe, en el kilómetro 14 de la localidad.
el territorio
Compartinos en...

Comentários no Facebook