CFK: Casación rechazó apartar a dos jueces

La Cámara Federal de Casación Penal declaró inadmisible un planteo que realizó la ex presidente Cristina Fernández contra el fallo que rechazó el pedido de apartamento de los jueces Martín Irurzun y Mariano Llorens, por haber convocado a la senadora nacional a prestar declaración indagatoria en la causa “La Rosadita”.

La decisión fue de la Sala IV, integrada por el juez Gustavo Hornos de manera unipersonal, quien expresó que la decisión recurrida no podía ser revisada en esta instancia por no constituir una sentencia definitiva ni equiparable a tal por sus efectos, ni se verificaba la violación de la garantía de imparcialidad del juzgador.

La causa investiga a Lázaro Báez por el delito de lavado de dinero, a través de maniobras realizadas en la financiera SGI.

“La recurrente no ha logrado demostrar fundadamente de qué modo se ve afectada la objetividad de los jueces integrantes de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal” así como tampoco “comprueba un concreto agravio de imposible o tardía reparación ulterior relacionado con la actuación de los jueces Martín Irurzun y Mariano Llorens en estas actuaciones”, añadió la resolución.

Sostuvo, además, que la presentación de la defensa de la ex presidenta “se ha limitado a alegar sin lograr comprobar siquiera una mera sospecha de falta de imparcialidad que alcanzaría a los magistrados”.

El pedido de apartamiento se fundó en el contenido de la resolución dictada el 31 de agosto, en la que los magistrados Irurzun y Llorens ordenaron la convocatoria a la ex presidenta a prestar declaración indagatoria, por la causa “La Rosadita”.

Revés para Báez

La Cámara Federal de Casación dejó firme la negativa a incorporar prueba pedida por Lázaro Báez al juicio oral donde se lo juzga por lavado de dinero, al rechazar un recurso de queja de la defensa del detenido empresario.

Este recurso, que estaba pendiente de resolución en el máximo tribunal penal del país, fue uno de los argumentos que usó el martes último la defensa de Báez, a cargo de Víctor Hortel, para reclamar la nulidad y suspensión del juicio oral. Los camaristas de Casación, Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Diego Barroetaveña rechazaron la queja de Báez contra la sentencia del Tribunal Oral Federal 4, que al llamar a juicio el 25 de septiembre pasado rechazó aceptar algunas de las medidas de prueba que había pedido del dueño de “Austral Construcciones”.

Báez pretendía, entre otros puntos de prueba que le fueron rechazados, convocar al CELS, y a un veedor de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para supervisar el juicio oral contra él, sus cuatro hijos y otros 20 acusados.

Cronica

Compartinos en...

Comentários no Facebook