Cinco lugares en Latinoamérica para los amantes de lo paranormal

Para las personas que aman lo inexplicable y ven películas de miedo sin perder el sueño, Marriott International comparte cinco lugares en Latinoamérica para los amantes de lo paranormal.

Sanatorio Durán, Costa Rica

Este hospital fue creado en 1918 para pacientes con tuberculosis. Luego de la erupción del volcán Irazú, el hospital cerró, pero se dice que los espíritus de los pacientes fallecidos y una monja siguen paseando por los pasillos. Es reconocido como uno de los lugares con más cuentos sobre apariciones. Está situado en Tierra Blanca de Cartago, una área aislada y montañosa.

Isla de las Muñecas, México

La leyenda dice que un hombre llamado Julián Santana comenzó a colgar muñecas en esta isla luego de que una joven se ahogara en un canal cercano. Se dice que Julián utilizaba a las muñecas para espantar a los espíritus de la niña, ya que podía escuchar su voz y pasos. Santana murió de un infarto y cayó al canal, pero quedaron las muñecas colgadas y el espíritu de la joven en la isla.

La Casa de la Tía Toña, México

Se cuenta que había una mujer viuda que no tenía compañía alguna y para no quedarse sola, decidió recoger a niños pobres para darles techo y comida. Ellos, al ser muy rebeldes, le quisieron robar un día una gran suma de dinero. Al ser sorprendidos con las manos en la masa, la comenzaron a golpear hasta la muerte y huyeron.

La leyenda dice que su espíritu sigue ahí, protegiendo la casa de quienes se atrevan a entrar. Su casa está localizada tras cruzar un puente en el Bosque de Chapultepec.

Hotel del Salto, Colombia

Aunque hoy en día es un museo, no puede faltar como parte de nuestra lista. Alejado de la civilización, el hotel está abandonado y se encuentra al borde de un abismo con una cascada bella de 157 metros de altura. Sin embargo, tiene un pasado muy tenebroso. Muchas personas decidieron acabar su vida en el acantilado del Hotel del Salto. Hay miles de historias de fantasmas o cuentos sobre gritos rodeado de una atmósfera muy pesada.

Iglesia de Santa Felicitas, Argentina

A los 16 años, Felicitas Guerrero se casó, quedando viuda a los 24. Uno de sus nuevos pretendientes la asesinó a tiros por tener sentimientos hacia otro hombre. La leyenda cuenta que su fantasma aparece llorando por su corazón roto en la iglesia y porque no puede descansar en paz.

Fuente: El Territorio

Compartinos en...

Comentários no Facebook