Clarens aseguró haber entregado dinero en la casa de los Kirchner de Recoleta

El financista de los Kirchner, Ernesto Clarens, confesó haber llevado bolsos con dinero hasta la casa de los exmandatarios. Este sería uno de los datos que aporto en la ampliación de su declaración y con el cual se ganó su libertad en la causa de los cuadernos K.

Clarens explicó ante el fiscal Carlos Stornelli como funcionaba el entramado de recaudación ilegal. Una vez que los empresarios viales adquirían una obra debían acercarse a su oficina a pagar un 20% de retorno. A partir de ahí los bolsos pasaban a el exsecretario de Néstor Kirchner, el difunto Daniel Muñoz. En esta línea el financista estableció que le llevaba el dinero a Muñoz a dos locaciones: una habitación del Hotel Panamericano y la casa de los exmandatarios ubicada en Recoleta. Tras la muerte de Néstor, José López, exsecretario de Obras Públicas, tomó el lugar de Muñoz.

Además confesó su rol era doble, no sólo actuaba como valijeros y transportaba el dinero de las coimas sino que también transformaba en dólares los pesos que entregaban las empresas contratistas de obras públicas.

Acompañando sus palabras, el financista también entregó un pen drive con una lista de 120 obras públicas llevadas a cabo en el periodo kirchnerista. En 95 de todas ellas se pagaron coimas, declaró, y el resto son transparentes.

Clarens no sólo se refirió a los empresarios viales sino que estableció que los constructores estaban voluntariamente dentro del sistema y que no hubo extorsión de ninguna parte para que entregaran el dinero o se sometieran a este sistema ilegal.

Después de admitir el delito, entregar información contundente junto con una lista de empresarios y empresas implicadas, Ernesto Clarens logró que el juez de la causa Claudio Bonadio le otorgara la libertad al incluirle en el programa de arrepentidos colaboradores.

El Intrasigente

Compartinos en...

Comentários no Facebook