Coimas en blanco: un empresario pagó millones y le dieron una factura

Un nuevo dato se suma al entramado de coimas y vinculaciones entre empresarios y funcionarios K en el marco de la causa de los cuadernos K, en este caso un empresario aseguró que al momento de pagar una coima, Ernesto Clarens, financista de los Kirchner, le entregó una factura blanqueando el dinero entregado de forma ilegal.

La identidad del empresario constructor no transcendió pero si sus declaraciones. En 2009, cuando Vialidad Nacional le retrasaba los pagos a su empresa, le empezaron a llegar mails en donde indicaban que otros empresarios eran tratados con privilegios y cuyas deudas se saldaban con mayor rapidez, y le señalaron que para formar parte de este grupo debía ir a hablar con Clarens. Una vez en Pasaje Carabelas 24, donde también tenía sus oficinas Austral, el empresario se encontró con el financista quien le dijo que tras la muerte de Néstor Kirchner necesitaba $4.530.000 en blanco para solucionar un problema contable.

Con intenciones de destrabar los problemas en su empresa, el empresario arrepentido entregó el dinero de la coima y Clarens le entregó una factura que señalaba que el dinero recibido era fruto de un “movimiento de tierras” que Gotti, empresa de Lázaro Báez, había llevado a cabo como parte de una obra. Más adelante, y según lo que declaró, el empresario se negó a seguir pagando coimas y no volvió a ganar más licitaciones.

A este hecho, que complica más a Ernesto Clarens, quien pidió ser arrepentido pero tal pedido aun no fue avalado por Claudio Bonadio, se le suma un nuevo informe del Instituto de Asociativismo y Economía Social (INAES) que vincula al financista con empresas del empresario k, Lázaro Báez. En este se señala que Clarens manejó Clerisol, de Báez, la cual presentó irregularidades en su financiamiento.

Si bien la empresa se dedicaba a otorgar préstamos personales con código de descuento para empleados de Santa Cruz, en sus estados contables se registran $27 millones a modo de inversiones en títulos privados “a través de un convenio de suscripción de acciones preferidas en la empresa EPSUR SA”, una empresa de extracción de petróleo que nunca funcionó. Se estima que esta maniobra forma parte de un plan de lavado de dinero, además, el juez Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli sospechan que una vez fallecido Kirchner, Clarens se convirtió en una de las puntas claves de la recaudación de coimas.

El Intrasigente

Compartinos en...

Comentários no Facebook