Confirman que 3 mil animales mueren por año atropellados en rutas misioneras

Con vistas al próximo fin de semana largo del 18 al 20 de este mes de agosto, la Administración de Parques Nacionales recordó a los visitantes del Parque Nacional Iguazú (PNI), la importancia de conducir de manera responsable por las rutas que atraviesan el área protegida y sus alrededores, respetando las indicaciones y los límites de velocidad establecidos.

En este sentido, el organismo, a través de su Dirección Regional Noreste de Conservación (DRNEA) y del Parque Nacional, trabaja de manera conjunta con las direcciones Nacional y Provincial de Vialidad, el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables de Misiones y distintas organizaciones no gubernamentales en la planificación de medidas destinadas a disminuir los atropellamientos de fauna en las rutas que atraviesan el área protegida.

Mientras que en la década del 90 se estimaba que unos quinientos animales eran atropellados por año en la zona, actualmente el cálculo indica alrededor de tres mil muertes anuales en las rutas del norte de Misiones, a causa de conductores que no respetan las velocidades máximas de 60 km/h ni las señales de tránsito y cartelería ubicadas en las rutas que indican el cruce de animales.

Frente a esta situación, se trabaja articuladamente en la identificación de los principales sitios de cruce de fauna y la realización de intervenciones físicas en las rutas nacionales 12 y 101.

El estudio de los sitios más importantes de cruce de fauna determinó, entre los trece lugares indicados en la provincia como los más sensibles en este sentido, la existencia de cinco de carácter prioritario. Hasta el momento se han realizado intervenciones en dos de ellos y se comenzará a trabajar en los tres restantes de manera urgente.

En cuanto a los trabajos de intervención, se abordan medidas que combinan la instalación de señalética vertical, constituida por cartelería nueva que está montando personal de la DRNEA y del Departamento de Movilidad del Parque, junto a una señalética horizontal, consistente en pintura asfáltica con bandas óptico-sonoras.

Estas se articulan con la implementación de los denominados dientes de dragón para reducir la velocidad y de bastones rebatibles en el medio de la calzada para evitar el sobrepaso.

El atropellamiento de fauna representa una problemática emergente de conservación, vinculada a la existencia y calidad de las rutas y de los vehículos, así como al incremento considerable del tránsito por estas vías, por lo que se apunta a aportar soluciones a dicha situación que amenaza individuos de especies protegidas por el organismo.

El Territorio

Compartinos en...

Comentários no Facebook