Cristina: “Me citan sin que exista ningún estado de sospecha ni prueba”

En los tribunales federales de Comodoro Py, Cristina Kirchner se presentó a las 10:30 tras ser convocada para prestar declaración indagatoria por la causa por presunto lavado de dinero y presentó un escrito.

Los camaristas Martín Irurzun y Mariano Llorens le ordenaron al juez federal de primera instancia Sebastián Casanello que citara a Cristina a declaración indagatoria en el marco de la causa por presuntas maniobras de lavado de dinero realizadas a través de la financiera SGI.

En las redes sociales, la ex mandataria escribió antes de presentar el escrito: “Por octava vez voy a prestar declaración indagatoria a Comodoro Py, lugar donde ya no rige ni la Constitución, ni los códigos de fondo ni de forma. Esta vez me encuentro en una situación inédita”.

“El juez que me cita reconoció, en cuatro oportunidades, que no hay ningún hecho ni prueba que me vincule con la causa a su cargo. Pero tuvo que llamarme a indagatoria porque se lo ordenó la Cámara a pedido expreso de la UIF que, por decisión de Mauricio Macri, está a cargo de Mariano Federici, ex asesor del FMI. O sea: es una indagatoria a pedido. Más claro, echale agua.”, concluyó y presentó.

Las frases destacadas del escrito

“Me encuentro frente a jueces que carecen del atributo básico para ejercer la jurisdicción y desarrollan en mi contra lo que se denomina un ‘proceso ofensivo’ en el cual en lugar de buscarse de manera imparcial la verdad se convierte al imputado en un enemigo”.

“Lo que resulta aún más grave es que se me cita a prestar declaración indagatoria sin que exista ningún estado de sospecha sobre la comisión de algún delito que me pueda ser atribuido”.

“No sólo desconozco por completo esta supuesta maniobra, sino que no existe ningún elemento de prueba que me vincule a la misma”.

“Jamás tuve cuentas bancarias no declaradas, ya sea sola, con Lázaro Báez o con cualquier otra persona. Todos los activos de nuestra familia están y seguirán estando en la República Argentina”.

“Jamás fui cliente de “La Rosadita” (SGI) -que tanto alboroto mediático ocasionó-, como sí lo fue, según se consta, la empresa IECSA, por entonces conducida por Ángelo Calcaterra”.

“Jamás tuve noticia de la existencia de aquellas sociedades ni mucho menos participé en la operación de compraventa de acciones a la que se hace referencia”.

Cronica

Compartinos en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *