Daniel Scioli negó irregularidades con un proveedor de obra pública

Daniel Scioli negó las presuntas irregularidades en contrataciones del Ministerio de Salud provincial durante su gestión, en en su primera presentación ante la justicia en una causa por corrupción. Presentó un escrito de 50 páginas ante el fiscal penal de La Plata Alvaro Garganta en el que rechazó las imputaciones por presuntos hechos de corrupción en la construcción de nueve Unidades de Pronta Atención (UPA) y dijo que “nunca” recibió “dádivas de ninguna persona”.

El empresario bajo la mira es Ricardo Miller, dueño de la compañía Miller Building International S.A., que fue beneficiario de nueve obras públicas por $ 117 millones entre 2011 y 2015, a cambio de construir ocho unidades UPA y ampliar una de ellas. Las irregularidades pasan porque en simultáneo la empresa le alquilaba un inmueble dentro del predio de Villa La Ñata, de Scioli. La compañía luego compró esa propiedad.

Para el fiscal Garganta en las contrataciones hubo además otras irregularidades, como la elusión de la ley de obras públicas y la reducción de plazos para que otras empresas no pudieran presentar sus ofertas.

“Todas las contrataciones durante mi gestión se realizaron en el marco de la normativa vigente, con el aval de todos los organismo de la Constitución. No es cierto que se haya alterado el procedimiento administrativo del Ministerio de Salud para la provisión de UPAs para beneficiar a un proveedor determinado”, dice el primero de los puntos de una síntesis del escrito que el diputado de Unidad Ciudadana publicó en sus cuentas de redes sociales.

“Es totalmente falsa mi supuesta relación especial con uno de los proveedores. Dicho proveedor (en relación a Miller) accedió a menos del 1% de las obras públicas, licitadas todas mediante concursos públicos y transparentes, y según la ley aplcable a cada caso”, afirmó Scioli, que además negó que hubiera usado el helicóptero del empresario.

En simultáneo con las contrataciones Miller alquilaba un terreno dentro del predio de Villa La Ñata a la empresa Capanone S.A, de la que Scioli tiene el 99% de las acciones. Se trata de un complejo que el empresario nunca explotó, que sólo usó para hacer fiestas familiares y por el que pagó $ 4.464.960 en 60 cuotas mensuales.

En esta línea dijo que “nunca” recibió dádivas, “ni de ese proveedor ni de ninguna otra persona”. “La imputación mencionada tiene origen en un contrato de alquiler privado entre una sociedad que yo no presidía (ni cuya administración integraba) con una persona especializada en organización de eventos, y luego con una sociedad; ninguna de ellas proveedoras del gobierno provincial”, afirmó. En relación a la venta indicó que fue en 2017, cuando ya no ocupaba la gobernación. “Fue a valor de mercado, bancarizada y cumpliendo las normas legales vigentes”, indicó.

Por esta causa presentó un descargo el exministro de Salud bonaerense Alejandro Collia. El exfuncionario provincial dijo que es “totalmente inocente” de las acusaciones y también desligó a Scioli de las irregularidades de las que se los acusan. Collia Negó “categóricamente y enfáticamente” que el exgobernador lo haya influenciado “para que adjudique de manera irregular obras públicas en favor” de esa empresa.

Además rechazó las versiones que lo acusan de haber “direccionado, favorecido y/o arreglado expedientes para que personas o empresas resulten favorecidas con trámite alguno” durante su gestión al frente del Ministerio. “Cada actuado es trabajado y visado por diversas áreas como así también por todos los organismos de control en manos de la oposición”, indicó el exministro de Salud bonaerense.

fuente: el territorio

Compartinos en...

Comentários no Facebook