Definen esta semana si imputan a Cristina por la muerte de Nisman

La Justicia definirá esta semana si imputa a Cristina Kirchner como la autora intelectual de la muerte del fiscal Alberto Nisman , que para el expediente ya se convirtió en un homicidio.

Las dificultades que atravesó la Cámara Federal con su desintegración tras las denuncias contra los jueces Jorge Ballestero y Eduardo Farah, y el alejamiento de ambos del tribunal viene retrasando una sentencia para decidir este asunto capital.

Quien viene promoviendo que el caso se investigue como un magnicidio y que Cristina Kirchner quede imputada como la principal interesada en provocar la muerte de Nisman es la madre del fiscal muerto. Sara Garfunkel, con el patrocinio de su abogado Pablo Lanusse, impulsó este pedido.

Sus argumentos son que la muerte del fiscal está vinculada con su denuncia contra Cristina Kirchner por encubrir a Irán en la causa AMIA tras la firma del memorándum con los iraníes que -según él- buscaba dar de baja a los pedidos de captura contra los sospechosos del ataque de 1994.

Lanusse incluso promueve la idea de que la noche del 17 de enero de 2015, cuando murió Nisman de un tiro en la cabeza, hubo una zona liberada en torno del edificio Le Parc de Puerto Madero, donde se produjo su muerte en un departamento que ocupaba en el piso 13.

El abogado Pablo Lanusse dijo que para comprender el plan criminal había que determinar el “por qué y para qué”, y esas razones estaban en la denuncia.

El juez federal Julián Ercolini, quien investiga la muerte de Nisman, procesó como partícipe de lo que considera un crimen a Diego Lagomarsino, el técnico informático que trabajaba en la fiscalía de Nisman y que supuestamente a pedido suyo le dio el arma de la que salió el tiro fatal.

Ercolini también procesó a los cuatro policías que debían custodiar a Nisman y que no lo hicieron, al punto que terminó muerto. Considera que no cumplieron sus deberes como funcionarios públicos.

Lagomarsino no apeló esta decisión porque quiere llegar cuanto antes al juicio oral, pero sí lo hicieron los policías y la madre de Nisman, que, como víctima, es querellante en el expediente.

La acusación

Lanusse quiere que se agrave la acusación contra Lagomarsino y contra los policías, y se impute a Cristina Kirchner como autora intelectual del homicidio.

La Cámara Federal tiene este asunto para resolver desde febrero pasado y de hecho la Sala II integrada por los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah estaba a punto de dictar sentencia. Pero Farah pidió ser trasladado a otro tribunal y el oficialismo en el Consejo de la Magistratura cumplió sus deseos. Así las cosas y con la renuncia de su colega Jorge Ballestero, el tribunal que debía decidir sobre la muerte de Nisman quedó desarmado.

Hace una semana la Sala II se integró con Irurzun, el único de los jueces originales que queda, y Leopoldo Bruglia, su colega de la Sala I, que llegó al tribunal trasladado por impulso del Gobierno desde un tribunal oral. Así, Irurzun y Bruglia repitieron esta semana la audiencia que ya había tenido lugar en febrero, con Farah, para escuchar las razones de Lanusse.

“Diego Lagomarsino fue una célula dormida instalada en la fiscalía. La línea de tiempo de este plan no comenzó el viernes 16 de enero de 2015. Fue mucho antes. Acá hubo un plan criminal para matar. Alberto Nisman no tenía que llegar ese lunes 19 al Congreso para contar su denuncia”, dijo Lanusse allí,

Y expresó que para ello había que matarlo. “¿Cómo lo neutralizaban entonces? Nisman debía morir. Había que callarlo”, sostuvo Lanusse.

Lagomarsino esta semana se defendió y dijo que era insólito pensar que él era una “célula dormida” lista para atacar a Nisman. “Ni a Steven Spielberg se le hubiera ocurrido acusarme de célula dormida”, expresó Lagomarsino.

Los camaristas tendrán una decisión esta semana. En principio habría consenso entre los jueces para decir que es prematuro imputar a Cristina Kirchner y que se debe seguir adelante con la investigación para llegar a esa conclusión.

En caso de que hubiera disidencias entre Irurzun y Bruglia, se debería convocar a otro magistrado de otro tribunal para desempatar.

El mismo problema tienen para decidir si hay razones para agravar las acusaciones contra los policías. Los querellantes quieren que los cargos no queden como un incumplimiento de sus deberes, sino que los acusan de ser al menos encubridores del homicidio.

Este razonamiento se enfrenta con un escollo insalvable por ahora: que ellos irrumpieron después de que Nisman estaba muerto, con lo que no pueden encubrir algo que ya había ocurrido.

Las decisiones se conocerán esta semana y todo hace pensar que los jueces confirmarán los procesamientos que dictó el juez Ercolini, lo que despejaría el camino para que Lagomarsino enfrente más temprano que tarde un juicio oral y público como partícipe de un homicidio, acompañado por los custodios de Nisman, con cargos menores.

Dos mujeres en la causa

La madre de Nisman acusa a la expresidenta

Cristina Kirchner

Expresidenta

  • Hasta ahora la investigación por la muerte del fiscal Nisman no alcanzó a la expresidenta. El único procesado en la causa es el técnico informático Pablo Lagomarsino
  • En la causa en que se investiga la firma del memorándum con Irán, Cristina Kirchner fue procesada por el juez Claudio Bonadio por el delito de traición a la patria. Se espera que este año avance el juicio oral

Sara Garfunkel

Madre de Alberto Nisman

  • La madre de Nisman querellante en la causa, reclamó que se investigue la muerte de su hijo como un magnicidio. Denunció que hubo una zona liberada en torno del edificio Le Parc
  • Basa su argumentación en que la muerte del fiscal está relacionada directamente con la denuncia que había presentado por la firma del memorándum con Irán cuatro días antes de aparecer sin vida

fuente: la nación

Compartinos en...

Comentários no Facebook