Desde Israel llegaron a Argentina dos barcos que operarán en Posadas

Dos de los cuatro barcos construidos en Israel para custodiar la frontera misionera con Paraguay ya están en territorio argentino y, en las próximas semanas, emprenderán el viaje a la provincia para empezar a operar en el Departamento de Guardacostas de Frontera de la Prefectura Naval Argentina, que tendrá su centro operativo en Posadas.

Según pudo saber El Territorio en base a diversas fuentes confiables, las embarcaciones llegaron el viernes en la madrugada desde Haifa, horas después de sus tripulaciones. Los hicieron en un buque llamado Trent Navigator y las alojaron en la terminal portuaria Exolgan, del Puerto Dock Sud.
Se trata de los Shalgag MKII, llamados Guaraní y Mataco, hechos especialmente para surcar los ríos Paraná y Paraguay desde Clorinda a Puerto Iguazú, una jurisdicción de 1.000 kilómetros y cuatro provincias. La idea es hacerle frente -aún más- al contrabando internacional de mercaderías y, especialmente, el narcotráfico.

Las otras dos, Toba y Timbú, arribarán en noviembre, por lo que se espera que antes de fin de año ya operen las cuatro.
En cuanto a las tripulaciones, tal y como informó este medio oportunamente, son 24 efectivos con diferentes rangos que salieron de los Guardacostas -de mar o río- más importantes del país, seleccionados por su buen desempeño y experiencia. Todos, entre los cuales se encuentran ocho misioneros, estuvieron haciendo un curso de cinco semanas en Medio Oriente y ya conocen de memoria el funcionamiento de las embarcaciones.

De todas formas, se quedarán en Buenos Aires para “alistamiento, preparación y prácticas” de navegación y tiro hasta, por lo menos, el primer día del mes que viene. La fecha prevista para su arribo a Posadas es el 10 de junio, aunque puede variar. Se prevé que el viaje desde Buenos Aires y la capital misionera puede durar, más o menos, cinco días.

Características
Sobre las especificaciones de las unidades, tienen motores y sistemas internos de última generación que permiten alta velocidad, maniobrabilidad y sistemas de observación diurnos y nocturnos para vigilancia. Además, su sistema de armas, que se monta en la proa, permite el control remoto y estabilización en caso que el objetivo o la propia embarcación se mueva.

Por esta razón, el edificio de la Zona de Alto Paraná de Prefectura incorporó cerca de 50 personas y se hicieron varias modificaciones edilicias, como la instalación de un tanque que los abastecerá de combustible a las naves.

Los especialistas creen que la nueva gran jurisdicción tiene identificados al menos 1.000 puntos utilizados por los delincuentes para el contrabando de diferentes mercaderías y estupefacientes, por lo que las naves le permiten el rápido arribo hasta cualquier punto.

fuente: el territorio

Compartinos en...

Comentários no Facebook