El 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero se deben al turismo

Sabemos que viajar es saludable, que nos ayuda a desconectarnos, descansar y conocer nuevas culturas. Sin embargo, quizás debamos empezar a prestar atención a la huella de carbono que dejamos durante nuestras vacaciones. Un estudio liderado por científicos de la Universidad de Sidney, Australia, determinaron que el 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero son producto del turismo.

De acuerdo a la investigación publicada en la revista Nature Climate Change, hasta el momento solo existían estimaciones sobre la contaminación producida por esta actividad que rondaban entre el 2,5 y el 3%. ¿Por qué la diferencia en la cifra? Porque anteriormente no se tenían en cuenta las emisiones del transporte, la elaboración de comidas y bebidas, el mantenimiento de las infraestructuras o los servicios de los minoristas en los destinos turísticos. Así y todo, los resultados de este trabajo indican un aumento de la huella de carbono del turismo entre 2009 y 2013.

Para realizar la investigación, los especialistas consideraron todas las variables involucradas en esta actividad económica y tomaron para cotejar más de mil millones de cadenas de suministro turístico de 189 países, con sus impactos en la atmósfera, durante un año y medio. Para analizar la información utilizaron dos procedimientos contables distintos: asignaron las emisiones del país de residencia de un turista a su destino y viceversa.

Entre los datos interesantes que arrojó el estudio revelaron que los viajes en avión son un factor clave en la huella del turismo, y que las emisiones aumentan a medida que crecen los vuelos low cost. Por otra parte, Estados Unidos lidera el ranking de huella de carbono, seguido de China, Alemania e India.

Las islas, por su lado, no se encuentran en mejor situación. La Dra. Arunima Malik, autora principal del estudio, explicó a medios británicos que “las pequeñas islas están en una posición difícil, ya que nos gusta viajar a estos lugares y esos estados dependen mucho del ingreso por la actividad turística. Sin embargo, al mismo tiempo son vulnerables a efectos tales como el crecimiento de los mares y el cambio climático”.

Si se tiene en cuenta que el ritmo de crecimiento del sector turístico se estima en un 4% anual, de acuerdo al presente estudio, el tema merece atención. Además de los esfuerzos de la industria para reducir la huella de carbono, se registraron en el último tiempo restricciones en ciertos puntos turísticos para mantener el patrimonio natural. Este es el caso de la playa Maya beach, en Tailandia, donde se filmó la película “La Playa”; o los tornos colocados en la ciudad de Venecia para controlar la cantidad de turistas que ingresan.

fuente: el territorio.

Compartinos en...

Comentários no Facebook