El discurso del gobierno imita al de Jair Bolsonaro

Las elecciones del año que viene están aún lejos, pero desde el gobierno nacional ya comenzaron a instalarse algunas ideas de los temas que pueden estar en carpeta para marcar la campaña.

En un contexto económico duro, desde Cambiemos se evitará centrar la campaña en la situación del bolsillo y se apuntará a otros temas.

De todas maneras, llamó la atención que dos de los caballitos de batalla del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro -la posibilidad de usar armas para defensa personal y la situación de los inmigrantes (tema predilecto también de Donald Trump)-, irrumpieran en los discursos de los principales funcionarios del gobierno.

En los últimos días, el presidente Mauricio Macri se mostró partidario de revisar las reglas que definen la política migratoria. Lo hizo después de que se supiera que, en los graves incidentes alrededor del Congreso en el medio del debate por el Presupuesto, cuatro de los detenidos eran extranjeros.

“En esta Argentina que madura todo tiene que ser debatido, no tenemos que tener miedo de ver cómo son las reciprocidades: la Argentina es un país de una generosidad absoluta, pero a veces uno tiene la sensación de que somos demasiado generosos y abiertos”, lanzó el Presidente.

“Queremos gente que venga con la vocación de trabajar, como nuestros abuelos cuando vinieron a este país, y protegernos frente a otros que tienen otro tipo intenciones que nos complican la existencia a todos y le dan un enorme trabajo a la ministra Bullrich”, amplió.

Polémica declaración

Al debate de mayor rigurosidad en el trato a los extranjeros que cometen delitos se sumó otro tema, como el uso de armas para combatir la inseguridad, otro de los temas recurrentes de la campaña de Bolsonaro.

Al ser consultada por esa cuestión, la ministra Patricia Bullrich afirmó: “Eso es un tema de las personas. El que quiere estar armado que ande armado y el que no quiere estar armado que no ande armado. Argentina es un país libre. Nosotros preferimos que la gente no esté armada”.

La frase desató la polémica en redes sociales, y se instaló en Twitter como una de las tendencias principales de las últimas 48 horas. Luego la ministra, ante la repercusión de sus dichos, salió a aclarar: “Me gustaría que lo escuchen completo porque también dije que, como ministra de Seguridad, recomendamos que no anden armados”.

Sin embargo, para ese entonces la polémica ya estaba instalada y las redes sociales estallaron, con simpatizantes kirchneristas exasperados por sus dichos y otros macristas que manifestaban que “la bancaban” y que era la mejor ministra del gobierno.

Lo cierto es que, más allá de las declaraciones, la cuestión de la seguridad y la inmigración pueden ser dos de los ejes del debate rumbo a las presidenciales del año que viene, donde en la previa, como dicen los encuestadores, dará un primer gran paso el sector político que logre imponer la agenda, es decir cuáles serán los temas de la campaña y cuáles no.

Está claro que el macrismo querrá hablar de la corrupción K, y el kirchnerismo de la situación económica. Pero más allá de estos ejes obvios, comienzan a aparecer otros asuntos que darán mucho que hablar.

Cronica

Compartinos en...

Comentários no Facebook