“El lunes se producirá el paro más contundente de los últimos años”

La CGT y sus organizaciones confederadas ratificaron este viernes el paro nacional de 24 horas del lunes en rechazo de la política económica gubernamental y en demanda de “paritarias libres”, en tanto los voceros sindicales aseguraron que la huelga será total a partir de la adhesión de los gremios alineados en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).

Esa confederación, que reúne a más de 20 gremios y lidera el triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid, al igual que los 19 sindicatos de la Federación Marítima, Portuaria e Industria Naval (Fempinra); los Conductores de Trenes La Fraternidad; la Unión Ferroviaria (UF); los aeronavegantes de AAA; Luz y Fuerza Patagonia; Empleados de la ex Caja de Subsidios Familiares para el Personal de la Industria (Secasfpi); los obreros marítimos del SOMU y los Viales de Stvyara, ratificaron este viernes la medida de fuerza.

También adhirieron los camioneros de Hugo Moyano, los bancarios, docentes privados, aduaneros, petroleros, recibidores de granos (Urgara), mercantiles, mecánicos y la Juventud Sindical Nacional (JSN) alineada en la central obrera.

“El lunes se producirá el paro más contundente de los últimos años. El diálogo no alcanzó y las medidas que se adoptaron provocan mucho crujido social, según los indicadores económico-sociales”, aseguró Schmid.

El sindicalista también puntualizó que desde 2016 “se perdieron más de 62 mil empleos a partir del ajuste sobre quienes menos tienen”.

Roberto Coria, secretario administrativo de la Fempinra y jefe del Sindicato de Guincheros y Maquinistas de Grúas Móviles (Sgymgra), exigió “salarios dignos, jubilación justa y el cese de los despidos” y cuestionó “el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) porque fomenta el ajuste y agrava la realidad de los más vulnerables”.

Omar Maturano, jefe de La Fraternidad, reclamó que el gobierno modifique “el rumbo económico”, que cesen “los despidos públicos y privados” y abogó por “la reapertura de las paritarias sin techo” y “el respeto a la Ley de Contrato de Trabajo”.

Los aeronavegantes de Juan Pablo Brey, también referente de la Juventud Sindical, aseveraron que “la situación es muy compleja porque a las cesantías se suma la devaluación, la inflación y el acuerdo con el FMI, que solo propone más despidos”.

Héctor González, jefe de la Regional Patagonia de Luz y Fuerza, afirmó que “el veto a la rebaja de tarifas de servicios esenciales, el acuerdo con el FMI, sus consecuencias sobre el empleo y la crisis de las economías regionales agrava la insoportable situación social” y explicó que “el sur vive constantes cortes eléctricos en localidades con temperaturas bajo cero y, la tasa de desocupación en Trelew y Rawson, alcanzó el 12 por ciento”.

El jefe del SOMU, Raúl Durdos, señaló que el sector “es afectado por las falencias de seguridad y las condiciones laborales del personal embarcado, a lo que se suma la pérdida de poder adquisitivo por la devaluación y el proceso inflacionario”.

Sergio Sasia, jefe de la Unión Ferroviaria, reclamó “estar a la altura de la circunstancias” ante “el momento que atraviesa la Argentina” y convocó al sindicalismo a debatir “un proyecto de país que enarbole la bandera de la justicia social”.

Graciela Aleñá, adjunta de los viales, reclamó “la reincorporación de los despedidos” en ese organismo, la reapertura de paritarias sin techo, el cese de los tarifazos y el respeto a las leyes laborales y los convenios colectivos vigentes, en tanto Carlos Ortega (Secasfpi) expresó que el Anses parará contra “el ajuste, el endeudamiento y los despidos”.

“Existe un ataque directo a la seguridad social desde varios frentes, por lo que el gremio rechaza el desfinanciamiento del Fondo de Garantía de Sustentabilidad”, puntualizó.

La medida de fuerza nacional del lunes 25 paralizará la actividad relacionada con el comercio exterior y el transporte de cargas y pasajeros, así como los organismos públicos.

Fuente: Télam

Compartinos en...

Comentários no Facebook