El posadeño que se la rebusca con el desayuno

Es tiempo de rebuscárselas y Ariel Marcelo Fernández lo hace. Con 32 años el posadeño encontró caminando y con su carrito, una salida laboral para ganarse el pan de cada día, vendiendo, precisamente, comida.

“Hago desayunos para oficinas”, dijo a El Territorio, quien a su unitario emprendimiento lo llamó El Rey Champiñón y detalló que por ahora tiene una rutina asegurada en la Cámara de Diputados, en el Ministerio de Salud Pública y en la Facultad de Humanidades.

“Vendo pancitos rellenos de jamón y queso, de salame y queso, de capresse y también tengo de bondiola con queso roquefort, son menús para el desayuno y llevo café, café con leche”, explicó Ariel, quien con sus propias manos también elabora y vende tarteletas de crema de mandarina y tortitas de ananá con azúcar negra.

“En la Cámara vendí todo (por las tortitas de ananá), ya tengo pedidos”, dijo El Rey Champiñón, que también en su carrito lleva medialunas dulces y yogurth con cereales.

Sus vías de comunicación son, por ahora, pocas. Pero se maneja con whatsapp y pronto recuperará su cuenta de Facebook.

El Territorio

Compartinos en...

Comentários no Facebook