El Refugio: tienen caballos y perros judicializados y no hay más lugar

Se trata de una problemática constante que vuelve a ser el foco de atención tras un video viral. Sin embargo, desde 2015 cuando el Concejo Deliberante de Posadas aprobó la ordenanza sobre el cuidado responsable de mascotas, quienes ejerzan cualquier tipo de maltrato deben responder ante la Justicia con multas por diferentes montos, dependiendo de cuál sea la falta.

Actualmente la asociación civil El Refugio de Animales tiene la guarda de cuatro perros y alrededor de siete caballos judicializados: “A través de las denuncias, el Juzgado retira al animal víctima de violencia y luego nos entregan a nosotros la guarda, pero en realidad lo puede hacer cualquier persona o asociación protectora, incluso del Imusa”, informó a El Territorio Vanesa Florentín, voluntaria del lugar.
Asimismo, afirmó “tenemos muchos caballos judicializados porque también tienen ese mismo problema, que son maltratados, incluso a veces más que los perros. Muchas veces se los usa para carga de ladrillos, por ejemplo”.
A pesar de la buena voluntad y el amor de los voluntarios, la capacidad espacial y humana de El Refugio es limitada y esto es un problema que también debería tratarse, ya que el espacio y los recursos se van agotando.
Por ello, Florentín pidió “que también se vea eso, adónde van estos animales judicializados, porque no podemos recibir a todos, hay que resolver muchas cosas antes de seguir avanzando. También los insumos para animales grandes son más caros y acá es todo a pulmón, no tenemos subsidio”, finalizó.
Ante la cantidad de denuncias que se realizan por día a las diferentes asociaciones protectoras de animales, manifestó que “por lo general las denuncias nos llegan a través de la página de Facebook, pero no siempre nos llegan. Hay cosas que se hacen y nosotros nunca nos enteramos”.
Respecto al video viral del gato arrojado desde más de 10 metros de altura, dijo que la noticia trascendió “porque fue por un video, porque se hizo viral, pero lamentablemente la violencia contra los animales es preocupante”.
En este sentido, cualquier persona puede realizar una denuncia o bien llamar al 911 en caso de presenciar un hecho de violencia contra un animal, y la policía debería dirigirse inmediatamente al lugar. El problema radica en que muchas veces los vecinos no acuden a esta herramienta por desconocimiento y a veces por miedo a represalias.
Además, explicó que la Ley Nacional de protección a los animales, sancionada por el Congreso de la Nación el 27 de Septiembre de 1954, debe ser modificada a la brevedad, ya que “está desactualizada” y “hay delitos que no están contemplados”, además de que las penas de prisión son muy cortas.

Pitoquito consiguió una familia que lo adopte

Gran repercusión tuvo en Eldorado la situación de un perro callejero llamado Pitoquito. Hizo su aparición por el kilómetro 9 hace aproximadamente cinco meses y a partir de ese momento Vanessa Buchinger, integrante de grupos que protegen a los animales, se hizo cargo de él. “Cuando llegó estaba desnutrido y era arisco. Recién como al mes se dejó acariciar”, contó Vanessa a El Territorio.

Durante un tiempo trataron de conseguir alguien que lo adoptara. Pero ante el paso del tiempo y la aparición de los primeros fríos, decidieron instalar una casa para perros en un espacio existente entre el comercio de Vanessa y el Correo Argentino. En ese momento comenzaron los problemas debido a que la casa ocupaba un espacio ocioso perteneciente al edificio del correo, lo que motivó quejas por parte de las autoridades de la entidad. “La casilla que habíamos colocado no molestaba”, aclaró Buchinger.
Las autoridades del correo hicieron la denuncia al municipio, que realizó un acta de inspección intimando a Vanessa Buchinger a desalojar el espacio.
Las redes sociales inmediatamente hicieron eco del “desalojo” del perro, dando visibilidad al problema planteado.
Gracias a esa difusión, una pareja se ofreció a adoptar a Pitoquito dándole un nuevo hogar.
el territorio
Compartinos en...

Comentários no Facebook