Elon Musk se reafirma en su plan para llegar a Marte y prevé los primero vuelos de prueba de su nave en 2019

Llegar a Marte es algo que haremos casi sin ninguna duda viendo las ganas que tiene el ser humano por pisar el planeta con su propio pie y no con el de otros, pero quizás no sea una de las agencias “de toda la vida” la que logre este objetivo antes. SpaceX se ha colocado entre las principales empresas espaciales y ahora Elon Musk habla de los primeros vuelos de prueba de su nave para Marte.

Para poner un poco de contexto, de la compañía espacial de Musk ya vimos el plan que tenía para un futuro en cuanto a sus naves: el “BFR“. Unas siglas que sintetizan el curioso nombre del cohete que mediaría la deseada misión tripulada al Planeta Rojo, reemplazando los vehículos que ya conocemos de SpaceX (Falcon 9, Falcon Heavy y Dragon).

Un plazo relativamente corto que se reafirma

De las (última) palabras de Elon Musk sabemos en esta ocasión por Bloomberg, quienes nos transmiten las declaraciones que el empresario ha realizado en el evento South by Southwest en Austin (Texas, Estados Unidos). Al responder a las preguntas que se le realizaban dejó caer que el año que viene ya podríamos ver los primeros vuelos de prueba de este cohete, al estar “haciendo un buen progreso en la nave y el propulsor”.

Creo que seremos capaces de realizar vuelos cortos, pequeños ascensos y descensos, probablemente en la primera mitad del año que viene. Son un gran propulsor y una gran nave.

Sobre sus planes para Marte hablamos, de hecho, hace algo más de un mes, concretamente tras el despegue del Falcon Heavy. Musk comentaba en una rueda de prensa que SpaceX se iba a centrar seriamente en el BFR y de empezar con vuelos de prueba cuya complejidad fuese creciente, de modo que se empezase por probar dentro de los dominios de la atmósfera terrestre para probar los escudos de calor y se fuese complicando más progresivamente.

Y desde luego, deberán ser propulsores “muy grandes” con las metas que el empresario se plantea. Como hicimos eco aquí (y recordábamos en la introducción), Musk revelaba el año pasado la existencia de este proyecto, que no sólo sería el que llevase a astronautas (y turistas) a la Luna y a Marte, sino que sería capaz de realizar la vuelta al globo terráqueo en menos de una hora.

Tampoco hay que olvidar que la idea no es sólo quedar, sino un poco la de hacer del Planeta Rojo el Benidorm del espacio. Es muy complicado hablar de “hacer un ‘The Martian'” y plantear la vida en Marte como ya hablamos aquí, pero Musk sigue con la idea de establecer una colonia ni más ni menos que para 2022.

Optimista para el espacio, pesimista para lo que desarrollamos en tierra firme

Elon Musk también matizó cuando anunció la existencia del BFR que esto no significaba que el trabajo con Falcon 9 y Falcon Heavy había terminado. De hecho, éstos serían una parte esencial para completar el desarrollo del gigantesco cohete, que también mantendrá la mínima de la compañía de ser un cohete reutilizable, aspecto que según el empresario “es la parte difícil”.

No ha dado más detalles del estado de la construcción del BFR, pero conociéndole no sería de extrañar que en poco tiempo dejase caer algo más en forma de declaración, imagen o vídeo como hace pocos días en relación a su idea de materializar un nuevo sistema de túneles. De lo que sí ha hablado es, en su parte optimista, de los beneficios que traerá el lanzamiento de satélites Starlink y, en su parte pesimista, del “miedo” que tiene a los avances en inteligencia artificial.

fuente: xataka

Compartinos en...

Comentários no Facebook