Enfermero mató a más de 100 pacientes porque se aburría en el trabajo

Niels Hogen es el mayor asesino en serie de Alemania desde la Segunda Guerra Mundial. Es enfermero y está acusado de matar a más de 100 pacientes “porque se aburría en el trabajo”.

El hombre compareció este martes en un nuevo juicio ante el tribunal de Oldenburg por la acusación de cien asesinatos.

Al hacer uso de la palabra confesó ser el autor de todos ellos, poniendo fin al proceso y evitando con ello los testimonios y presentación de pruebas que habían preparado los fiscales.

En 2015, Hogen ya había sido acusado de matar a 37 pacientes y condenado a cadena perpetua por doble asesinato, dos intentos de asesinato y dos casos de lesiones graves a pacientes ingresados en la unidad de cuidados intensivos en el hospital de la ciudad de Delmenhorst, próxima a Bremen.

En dicho proceso, Hogen llegó a declarar que lo hizo porque se “aburría” mucho en el trabajo y también reconoció que buscaba las alabanzas del resto del equipo médico.

La Fiscalía acusa a este alemán de 41 años de suministrar medicamentos a los pacientes en el hospital de Oldemburgo y en el de Delmenhorst, en Baja Sajonia, desde el año 2000 hasta 2005.

El hombre se tapó el rostro durante la audiencia.

De este modo, desencadenaba fallos cardíacos o colapsos circulatorios, tras los cuales acudía raudo a reanimar al paciente y quedaba como un héroe ante sus compañeros de trabajo, aunque en muchos de los casos, como ha quedado demostrado, la reanimación no era exitosa.

“El hecho de que fuera alabado por su perfecta técnica y su “saber cómo”, le hacía repetir y repetir los hechos en busca de este reconocimiento”, dice el psiquiatra Karl Beinem, asesor del juicio.

En concreto, el informe fiscal considera que se le puede atribuir la muerte de 62 personas en Delmenhorst y otros 38 casos en Oldemburgo, lo que lo convierte en uno de los mayores asesinos en serie de la historia alemana.

Cronica

Compartinos en...

Comentários no Facebook