“Ese dinero no es mío, es de varias personas de la política”

“No me enriquecí ilícitamente”, dijo José López, exsecretario de Obras Públicas del kirchnerismo, captado in fraganti cuando intentaba esconde U$S9 millones en un convento. Procesado por enriquecimiento ilícito, detenido desde el 14 de junio del 2016 y en pleno juicio oral, López aseguró que ese dinero “no es mío, es de varias personas vinculadas a la política”. Sin embargo no dio nombres.

Al comenzar su exposición, momento en el cual adelanto que no respondería preguntas, aseguró que el anterior defensor le había sido impuesto y que en sus declaraciones anteriores había estado condicionado a no decir más de lo que debía, el exfuncionario defendió a su mujer María Amalia Díaz, quien también está imputada en la causa, y aseguró que ella no tuvo nada que ver con sus actividades políticas.

“Tengo las mismas propiedades que en el 2003, sólo se agregó un gomón, un terreno fiscal en El Calafate y otro en Tucumán”, aseguró al mismo tiempo que contó que trabaja en el penal y gana $6.000.

Según determinó la Justicia José López era dueño, no alquilaba como él aseguró, de una casa de 300 metros cuadrados en Dique Luján, Tigre valuada en U$S680 mil. En esa propiedad guardaba el dinero. En esta línea, López negó que Andrés Galena o Eduardo Gutierrez fuesen sus testaferros.

Al referirse al momento en que intentó esconder los bolsos con dinero comentó que “al lugar no llegué solo, me escoltaron tres personas, en un auto y en moto. Me siguieron por todo el camino a modo de control”, y agregó que lo usaron como “chivo expiatorio, como una maniobra distractiva para poner la atención pública en otro lugar”.

El exsecretario de obras Públicas, quien más dinero manejaba, deberá volver a declarar la semana que bien pero en esa ocasión ante el juez Claudio Boandio y en la causa que investiga las coimas señaladas en los cuadernos K escritos por Centeno.

El Intransigente

Compartinos en...

Comentários no Facebook