¿Estás preparado? Así sería el mundo del calentamiento global

El último informe de los expertos del Panel Internacional sobre el Cambio Climático alerta de que el calentamiento global puede alcanzar la barrera de los 1,5ºC entre los años 2030 y 2052, y llama a actuar con extrema urgencia para frenar la tendencia. En uno de los apartados del extenso informe se explican las consecuencias que tendría un calentamiento global de 1,5ºC y el agravamiento que supondría un calentamiento de 2ºC.

Hasta el momento, se estima que la actividad humana ha aumentado la temperatura global en 1º C y las consecuencias ya se dejan sentir en casi todo el planeta, cita Euronews. Según el informe, un calentamiento global de 1,5º C implicaría un aumento de las temperaturas en prácticamente todo el globo, aunque la diferencia sería especialmente significativa en el Polo Norte.

Otra de las diferencias importantes: las noches, que son el antídoto en los periodos de ola de calor, serían también más cálidas, especialmente en el hemisferio norte, hasta 10 grados más cálidas en el Polo. El número de días y noches “fríos” disminuiría y aumentaría el número de días de calor, sobre todo en la región tropical.

Se seguirían batiendo récords de temperatura, como ha ocurrido el pasado verano y aumentarían las víctimas de las olas de calor y por supuesto, los incendios. El informe advierte que más de 350 millones de personas más se verían expuestas a niveles de calor mortales en el año 2050. Con un aumento de la temperatura de 2ºC, un 8% de la población mundial adicional se vería afectada por la escasez de agua.

Lluvias torrenciales más frecuentes

Los episodios de precipitaciones serían más frecuentes, sobre todo en el hemisferio norte “en todas las temporadas”, excepto en verano en el sur de Europa. La diferencia en el aumento de precipitaciones con un calentamiento de 1,5ºC y un calentamiento de 2ºC es significativa. Alaska, Canadá, Groenlandia, el Norte de Europa y el Norte de Asia es donde más aumentarían las precipitaciones.

Pero también aumentará la sequía. España y algunas partes de Centroamérica estarían entre las zonas geográficas más afectadas por la falta de precipitaciones. La región del Mediterráneo, en todas sus orillas, será una de las más afectadas. También la Amazonía.

Las selvas del planeta se encuentran amenazadas en cualquiera de los escenarios posibles. También los bosques boreales sufrirían importantes cambios, al encontrarse en la zona que se vería más afectada. La temperatura de los océanos seguiría aumentando, provocando tormentas más intensas e inundaciones en zonas costeras.

Uno de los cambios más espectaculares se daría en el Ártico: si la temperatura global aumenta 1,5º C respecto a la era preindustrial, el Ártico seguiría teniendo hielo durante el verano, aunque menos y de menor grosor.

Sin embargo si la temperatura aumenta 2ºC el Océano Ártico podría tener 1 verano sin hielo en solo 10 años. Si la temperatura aumenta 3º C es “muy probable” que el Ártico se quede sin hielo en verano.

El permafrost, el suelo helado del hemisferio norte, perdería entre el 21% y el 37% de su superficie con un aumento de 1,5ºC y entre el 35% y el 47% con un calentamiento de 2ºC. Sin embargo el deshielo del permafrost produciría en ambos casos emisiones de gases de efecto invernadero “irreversibles”.

Amenaza de extinción para muchas especies

El impacto sería significativo en la vida marina. En este Día de Mañana que podría ocurrir más pronto de lo que pensábamos, el “stock” de pesca podría caer 3 millones de toneladas para cada “techo” de temperatura (1,5ºC, 2ºC y más de 3,5ºC).

Con un aumento de la temperatura de 2ºC es “muy probable” que se extingan el 99% de los arrecifes de coral del mundo. Con medio grado centígrado menos la cifra sería de entre el 70% y el 90%.

Mantener la temperatura en 1,5ºC es clave también para el reino animal. La pérdida de sus hábitats naturales significa poner muchas especies en riesgo de extinción. La agricultura y la ganadería también sufrirían los efectos del calentamiento. Las migraciones climáticas y la escasez de algunos recursos podrían provocar conflictos, señalan los expertos.

“La buena noticia es que algunos tipos de medidas que se necesitarían para limitar el calentamiento global a 1,5 °C ya se están llevando a cabo en todo el mundo, pero sería necesario acelerarlas”, ha comentado Valerie Masson-Delmotte, copresidenta de uno de los grupos de trabajo. En el informe han participado 91 autores de 40 países diferentes.

El Intransigente

Compartinos en...

Comentários no Facebook