Gendarme complicó a los Lanatta y a Schillaci

Uno de los dos gendarmes que se enfrentaron a los hermanos Christian y Martín Lanatta y a Víctor Schillaci en enero de 2016 en Santa Fe luego de la triple fuga del penal bonaerense de General Alvear, declaró en el juicio oral que desde el “primer momento” los acusados pudieron haberlos matado si así lo hubiesen querido.

Se trata del suboficial principal de Gendarmería Roberto Aníbal Encina, que al momento del hecho se encontraba junto al comandante principal José María Valdez, que resultó herido de un disparo de fusil en un brazo.

Encina detalló los operativos realizados el día del hecho -7 de enero de 2016- por Gendarmería Nacional con varios vehículos y decenas de agentes en procura de recapturar a los tres imputados que el 27 de diciembre de 2015 habían escapado del penal de General Alvear. Dijo Encina que con Valdez se enfrentaron con los evadidos en un campo de soja de San Carlos sur, en el departamento santafesino de Las Colonias, donde el primero resultó baleado y les robaron de sus chalecos, armas, radios y su móvil, una Citroën Berlingo.

Encina identificó a Martín Lanatta como el autor del disparo que hirió a su compañero, aunque el defensor oficial del acusado remarcó que sus defendidos no robaron ni hicieron ningún daño que no fuera para completar su fuga, por lo que rechazó la imputación de tentativa de homicidio.

Por su parte, los tres acusados se negaron a declarar a través del sistema de videoconferencia desde el penal federal de Ezeiza, donde se encuentro alojados desde su recaptura. Pero si sostuvieron ser inocentes del triple crimen de General Rodriguez por el que están condenados.

Cronica

Compartinos en...

Comentários no Facebook