Gendarme montaba falsos controles para robar a vendedores de La Placita

Investigadores de la Policía Federal los siguieron de cerca durante poco más de treinta días, pero sus andanzas tendrían al menos tres meses, con reiterados falsos procedimientos de incautación de mercadería sin aval aduanero, quitándosela de las manos a puesteros y clientes de La Placita del Puente.

Ayer, pocos minutos antes que la selección de Messi iniciara el duelo ante Nigeria, las andanzas de un sargento de Gendarmería y su secuaz que simulaba pertenecer a la misma fuerza federal terminaron abruptamente porque fueron detenidos en la misma zona donde fingieron estar bajo órdenes de la Justicia y con “operativos truchos” para robar cigarrillos, objetos electrónicos y cualquier tipo de elemento “sin papeles”.

Efectivos de la Delegación Posadas de la Policía Federal, bajo las órdenes de la jueza Federal, María Verónica Skanata, atraparon a un gendarme de 40 años y a un hombre de 30 años que se hacía pasar como integrante de GN.

Ambos fueron señalados por una larga seguidilla de operativos montados con la única intención de fraguar que estaban trabajando en la prevención del contrabando, pero lo que en realidad desplegaron fueron ardides para quitar mercadería y luego revenderla para incrementar sus bolsillos.

Los dos posadeños fueron interceptados a bordo de un Volkswagen Gol blanco en calle Vicente Casares, a pocos metros del centro comercial de avenida Mitre y Roque Sáenz Peña.

Uno de ellos, el que efectivamente no pertenecía a Gendarmería, tenía puesta una gorra y un chaleco con las esposas listas para buscar una nueva víctima.

También se secuestró una pistola nueve milímetros y tres cargadores repletos de municiones, además de falsas actas en blanco de procedimientos no sólo con el membrete del Escuadrón Posadas de GN, también del 11 San Ignacio, entre otros papeles con los que y habrían mentido estar en operativo detrás de contrabandistas.

“A toda hora”, remarcó una fuente de la pesquisa consultada por PRIMERA EDICIÓN en relación a en qué momento se desarrollaban los falsos operativos para quitarle mercadería a los comerciantes y compradores.

De acuerdo a la descripción facilitada, los sospechosos en el Gol blanco cerraban el paso de otros vehículos de supuestos “paseros o vendedores” cuando se dirigían hacia La Placita por las calles del barrio Mariano Moreno o por las avenidas costanera, Mitre o Roque Sáenz Peña, próximas al acceso al puente internacional San Roque González de Santa Cruz.

Exigían papeles de los objetos que llevaban y les decomisaban todo bajo el supuesto amparo de que estaban de operativo contra el delito. Las andanzas fueron comunicadas a la Fiscalía Federal de Primera Instancia y se solicitó a la Policía Federal el inicio de las actuaciones.

Un tercio de los investigadores de la PFA en Posadas montaron el seguimiento de los presuntos delincuentes. Ubicaron el domicilio del dueño del Volkswagen en el barrio Jardín, calle Los Lapachos, zona sur de Posadas. Y desde ese punto establecieron los movimientos y formas en que cometieron los engaños y robos.

“Apretaban a las víctimas y las atemorizaban con causas federales si no entregaban la mercadería”, confió la misma fuente a este medio. Pero las infracciones aduaneras no eran corroboradas tampoco porque las actas eran fraguadas o “truchas”.

Es decir, ante la presunta comisión de un delito confiscaban cigarrillos de fabricación paraguaya o equipos electrónicos, pero para quedarse con ellos y distribuirlos en otros puntos de la ciudad. Imágenes de video constituirían indicios y prueba de directos o literales atracos a vendedores en plena calle, a quienes les arrancaban de sus mochilas, gruesas de cigarrillos y las arrojaban dentro del Volkswagen.

primera edicion

Compartinos en...

Comentários no Facebook