Gitana dueña de mansión swinger contrató sicarios para matar a su ex esposo

Un caso de película conmociona a Punta del Este. Un profesor de inglés, identificado como Edwar Vaz, de 45 años, fue asesinado por dos sicarios en su domicilio. Tras el crimen, los asesinos escaparon en un auto que conducía una tercera persona.

Con la investigación latente, los policías dieron con el conductor: éste delató a los sicarios y confesó trabajar para L.J.M. la actriz principal del entramado. Ella lo había contratado para matar a Vaz por lo que la policía la detuvo acusada de homicidio especialmente agravado.

L.J.M como figura en la causa, es la ex mujer del profesor asesinado que, junto a su abogado ya tenía preparada una demanda civil en contra de la mujer por 1,5 millón de dólares. Ese se estima, es el motivo del asesinato por encargo.

Ya detenida, se comenzó a saber pormenores de la mujer: es hija de un hombre muy poderoso, que se presenta como “príncipe internacional de los gitanos”. Desde hace años, vive en una lujosa mansión ubicada en el exclusivo barrio Beverly Hills de Punta del Este, al cual bautizó Gypsy Queen (“la reina gitana”).

Según consta, ella misma la construyó en 2004 y en 2012 se la vendió a un magnate brasileño por más de 1 millón de dólares, pero éste la contrató para que continúe como “administradora”.

La mansión tiene dos casas y es famosa en la noche esteña porque se realizan desde hace años fiestas sexuales entre parejas swinger, organizadas por L.J.M., según consigna el diario El País.

L.J.M. y Vaz se casaron en 1997 y se divorciaron en 2016. Hay muchos puntos oscuros en su relación. De acuerdo con el relato de la mujer, él era bígamo. “Yo construí con una amiga Gypsy Queen. Mi amiga, que también era mujer de mi ex marido”, contó L.J.M. en una entrevista con el periódico uruguayo.

Los investigadores encontraron cámaras de seguridad en el interior de la mansión, por lo que se estima que los encuentros sexuales eran grabados. En Punta del Este, siguen conmocionados por la oscura trama en torno al asesinato.

Cronica

Compartinos en...

Comentários no Facebook