Graban a huéspedes de telos y suben videos en páginas porno

Alrededor de 1.600 personas fueron víctimas de una red que grababa en secreto a parejas teniendo sexo en moteles de Corea del Sur, con cámaras ocultas en electrodomésticos y televisores, y difundía los videos en vivo por Internet, informaron hoy medios locales.

La policía del país asiático detuvo a principios de marzo a cuatro hombres, dos de los cuales están en prisión preventiva, acusados de instalar cámaras en decenas de moteles del sur y centro del país, grabar a unas 800 parejas manteniendo sexo y distribuir el contenido en una web que sumaba más de 4.000 abonados.

Las dos personas que permanecen en prisión comenzaron a alojarse desde agosto en estos moteles de tarifas económicas, e instalaron en las habitaciones cámaras diminutas muy difíciles de detectar a simple vista, detalló el diario Chosun.

Las “minis cámaras” fueron colocadas en equipos de televisión por cable, enchufes o soportes para secadores de pelo y “la mayoría enfocadas hacia la cama” salvo en unos pocos casos en los que los dispositivos fueron movidos aparentemente al limpiar las habitaciones, contó hoy un investigador a la web Newsis.

Un agente de policía muestra el funcionamiento de una minicámara escondida en el soporte de un secador. (The Korea Herald)

Con la ayuda de los otros dos detenidos, establecieron una web en la que se llegaron a abonar algo más de 4.000 usuarios que podían ver en vivo a las parejas mediante vía streaming. Esa plataforma estuvo activa hasta que fue denunciada a la unidad de ciberdelincuencia de la policía surcoreana.

Un reciente caso similar en el que un cantante de pop surcoreano grabó en secreto a mujeres mientras mantenía sexo con ellas y luego compartió los vídeo en un chat había reavivado el problema del llamado “molka” en Corea del Sur.

El “molka” se basa en vídeos íntimos o de contenido abiertamente sexual que se distribuyen -y a veces se graban- sin consentimiento y se consumen ampliamente en webs del país asiático, donde la pornografía es ilegal.

Cronica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *