Murió el agente israelí que capturó al nazi Adolf Eichmann en Argentina

El agente de inteligencia israelí Rafi Eitan murió el sábado a la edad de 92 años en Israel. Se convirtió en leyenda al haber sido jefe del comando que secuestró en 1960, en Argentina, a Adolf Eichmann, uno de los “administradores” de los campos de concentración nazis. Eitan murió el sábado a la tarde en el hospital Ichilov de Tel Aviv, ciudad costera israelí, según trascendió en una radio pública, que no brindó más detalles.

“Rafi era uno de los héroes de los servicios de inteligencia del Estado de Israel, con múltiples acciones a favor de la seguridad de Israel”, manifestó el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en un comunicado oficial. “Lloraremos su muerte”, declaró. La muerte del agente de inteligencia que logró localizar a al jerarca nazi provocó un gran elogio fúnebre del servicio de seguridad del interior israelí, el Shin Bet.

“Rafi, que era uno de los fundadores del brazo operativo del Shin Bet, condujo y participó en unas diez operaciones históricas que seguirán siendo secretas por muchos años”, comunicó Nadav Argaman, jefe de esta agencia. Rafi fue uno de los investigadores más destacados en la tarea de encontrar miembros del nazismo esparcidos por todo el planeta, luego de haber terminado la Segunda Guerra Mundial.

El presidente de Israel, Reuven Rivli, también mencionó al agente: “Un combatiente nato que se entregaba a la misión y a lo que consideraba como justo”.

Eitan Rafi nació en noviembre de 1926 en un kibutz en Palestina, año en el que todavía estaba bajo el mandato británico. Ingresó a los servicios secretos israelíes del Mossad en 1950 y fue cobrando renombre al encabezar operaciones internacionales. Una de ellas la realizó en Argentina, cuando localizó a Adolf Eichmann, a quien condujo a Israel para poder ser juzgado y ahorcado en 1962 por su responsabilidad en el exterminio de seis millones de judíos en 1939-1945.

En 1960, Rafi lideró este grupo especial conformado por ocho agentes de inteligencia israelíes, y coordinado por Peter Malkin. Desde Buenos Aires, estudiaron los movimientos de Eichmann, quien se había cambiado el nombre. El 11 de mayo de ese mismo año lo secuestraron en la calle de la ciudad y lo sometieron a un interrogatorio. Pocas horas después, lo sacaron del país, drogado y disfrazado, y con pasaporte falso lograron llevarlo a Haifa, donde fue juzgado y sentenciado a muerte.

El Intransigente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *