Cielos negros por incendios forestales

Los incendios forestales causan grandes estragos en varias zonas del país, especialmente urbanas, cuyos cielos se han teñido de negro y gris, cuando apenas transcurre la mitad del mes más caluroso del año.
El fenómeno no dejó fuera ni siquiera a la Ciudad de México, donde las autoridades se vieron obligadas a decretar una emergencia extraordinaria al presentarse una densa capa gris en la atmósfera que genera serias molestias en personas vulnerables. La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) decretó este martes la contingencia ambiental extraordinaria por partículas suspendidas PM 2.5 (menores a 2,5 micras), según informó en un comunicado oficial.
A las 5:00 horas locales (11:00 horas GMT) se registraron 158 puntos de este contaminante en la estación Nezahualcóyotl, del municipio del Estado de México y tres horas más tarde se elevó a 160, lo que obligó a la CAMe a adoptar medidas extremas.
La emergencia incluye evitar actividades al aire libre, en especial actividades vigorosas tales como ejercicio intenso, porque incrementa la dosis de contaminantes inhalados, así como actividades cívicas, culturales, deportivas y de recreo al aire libre en centros escolares.
Se recomendó a la población permanecer en interiores, con las ventanas y puertas cerradas, evitar la cocción de alimentos con leña, carbón o gas, encender velas o incienso y no fumar.
También se sugirió a las personas que se hayan expuesto al humo acudir al médico si tienen molestias y no usar lentes de contacto.
Asimismo, se planteó hacer trabajo desde casa, especialmente para personal que forma parte de los grupos sensibles, con enfermedades en vías respiratorias y cardiovasculares.
La capital ha tenido 73 días del año con temperaturas mayores al promedio y se han producido 771 incendios en suelos de conservación.
Si bien hace dos años en este mismo período hubo 1.000 incendios, la superficie afectada ha sido mayor este año: 3.909 hectáreas.
El fenómeno de los incendios tomó por sorpresa a las autoridades metropolitanas, pues la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum se vio obligada a admitir que no existía un programa de contingencia ambiental establecido para las llamadas “partículas 2,5”, que corresponden sobre todo al humo generado por los incendios.
La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA, siglas en inglés) difundió imágenes estremecedoras y elocuentes de los incendios forestales ocurridos este fin de semana en el sur de México.
El mapa del país exhibe manchas rojas cubriendo prácticamente un 40% del territorio nacional, desde la zona centro hasta la sureste.
Las instantáneas fueron tomadas este domingo 12 de mayo de 2019, por el instrumento MODIS a bordo del satélite Aqua.
El ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales indicó que del 3 al 9 de mayo de este año se presentaron 215 incendios forestales en 18 de los 32 estados, afectando 14.916 hectáreas.
El 89% correspondió a vegetación, especialmente hierba y arbustos y el porcentaje restante a árboles.
Los estados más golpeados por la inusual ola de incendios son Durango (norte), Jalisco (occidente), Quintana Roo (sureste), Chihuahua (norte) y Zacatecas (centro, que representan 86% del total de incendios de la semana.
El fuego arrasa al menos 11 de las llamadas “Areas Naturales Protegidas”, que son particularmente sensibles al llamado “Efecto Invernadero” que provoca el cambio climático global.
Uno de los incendios más devastadores ocurrió en el llamado Bosque de La Primavera, en la periferia de Guadalajara, estado de Jalisco, al occidente, donde hay un área de protección de flora y fauna muy importante.
Otra zona devastada es la conocida como Corredor Biológico Chichinautzin, en el estado de Morelos, a unos 70 kilómetros de la capital.

ANSA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.