Estas esferas de vidrio encontradas en la arena de la playa son escombros atómicos de Hiroshima

En la playa de la península japonesa de Motoujina se han encontrado unas diminutas esferas vítreas y otras extrañas partículas que pueden definirse como escombros atómicos de Hiroshima, que queda muy cerca de aquí, de resultas del ataque de Estados Unidos con una bomba atómica en 1945.

Basándose en el volumen de los residuos vítreos encontrados en las arenas de la playa, Wannier y sus colegas estimaron que un kilómetro cuadrado de arena de playa en el área, recolectada de su superficie a una profundidad de aproximadamente 10,16 centímetros, contendría de aproximadamente entre 2.200 y 3.100 toneladas de partículas.

Hiroshima

La primera detonación nuclear de la historia tuvo lugar en Nuevo México (Estados Unidos), en julio de 1945, apenas unos días antes del desastre de Hiroshima y Nagasaki, bajo el paraguas de la conocida como Prueba Trinity, una de las fases del proyecto denominado Proyecto Mahanttan. Desde entonces, han estallado hasta 2.010 bombas nucleares.

Inicialmente el poder de las bombas atómicas, como las que destruyeron las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, era limitado a alrededor de 15 ó 20 kilotones. Pero fue lo suficiente como para crear escombros atómicos como los que ahora se pueden encontrar en las playas. Tal y como lo ha hecho Mario Wannier, del Lawrence Berkeley National Laboratory de Estados Unidos:

Había visto cientos de muestras de playas del sudeste asiático, y puedo distinguir de inmediato los granos minerales de las partículas creadas por animales o plantas. Pero había algo más. No se pueden perder estas partículas extrañas. Generalmente, son aerodinámicas, vítreas, redondeadas; estas partículas inmediatamente me recordaron algunas partículas esféricas (redondeadas) que había visto en muestras de sedimentos del límite Cretácico-Terciario.

Algunas de las esferas de vidrio que examinó Wannier parecían estar fusionadas con otras esferas. Si bien algunas de las partículas vítreas se parecían a las asociadas con los impactos de meteoritos, otras que Wannier descubrió no eran tan familiares, entre ellas partículas con una composición similar al caucho y partículas con una variedad de materiales recubiertos en una capa o varias capas de vidrio o sílice.

Muchas de las partículas miden entre 0,5 milímetros y 1 milímetro de ancho. Los experimentos y los análisis relacionados determinaron que las partículas se habían formado en condiciones extremas, con temperaturas que excedían los 1.800ºC.

Muchas de las partículas en forma de esfera probablemente se formaron en una elevación alta alrededor de la bola de fuego ascendente de la explosión. Los investigadores también encontraron que la composición de las partículas de escombros se corresponde estrechamente con los materiales que eran comunes en Hiroshima: el hormigón, el mármol, el acero inoxidable y el caucho.

Xataka ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *