Se negó a declarar el principal sospechoso por el crimen de Olivares y Yadón

El sospechoso de haber efectuado los disparos que acabaron con la vida del legislador Héctor Olivares y el funcionario Miguel YadónJuan José Navarro Cádiz, alias “El Cebolla”, se negó a prestar declaración indagatoria en la causa por el doble crimen. Los investigadores esperaban que su testimonio fuese una pista clave para comprender el móvil que lo llevó a efectuar los disparos. Ante su negativa, los efectivos de seguridad sólo se quedaron con el peritaje de su celular como alternativa que les podría otorgar las respuestas necesarias.

Navarro Cádiz, de 24 años, llegó al país el viernes por la noche extraditado desde Uruguay. Tras una serie de trámites administrativos en el Departamento Central de la Policía Federal, fue trasladado a tribunales para comparecer ante a los funcionarios judiciales que instruyen la causa, el juez Mariano Iturralde y la fiscal Estela Andrades. Sin embargo, rechazó responder sus preguntas.

De entre todos los sospechosos detenidos, su situación es la más complicada ya que, como resultado de un allanamiento en su departamento en la calle Montevideo 76 del centro porteño, la División Homicidios de la Policía Federal halló el arma calibre .40 que se usó en el ataque que terminó con la vida de los dirigentes políticos. Además, se logró establecer que el utilizado por Juan Jesús Fernández, el titular del Volkswagen Vento del que salieron las más de diez balas, para fugarse pertenencia al “Cebolla”.

Por otro lado, los registros fílmicos también juegan en su contra. Según contó el jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, una vez cometido el crimen se observó en las cámaras de seguridad a Navarro Cádiz caminando por las inmediaciones del hecho, en dirección a su casa y descartando en el camino seis balas en dos cestos de basura.

Las declaraciones de los demás sospechosos de haber participado del homicidio tampoco lo ayudan, ya que, interrogados por el juez de instrucción Mariano Iturralde y la fiscal Estela Andrades, tanto Juan Jesús Fernández como su hija Estefanía coincidieron en señalarlo como quien disparó contra Olivera y Yadón. Sin embargo, Iturralde y Andrades no encuentran aún material suficiente para establecer un móvil para el crimen, lo que se ha convertido en el principal misterio de la investigación.

A pesar todas las pruebas en su contra, según contó el fiscal uruguayo Juan Gómez a TN, Navarro Cádiz niega haber efectuado los disparos. “Me manifestó que estaba en la escena del hecho, en el auto, y dijo que había consumido alcohol y drogas y que no hizo los disparos, pero obviamente eso es de una relatividad absoluta en la medida en que eso es fácilmente rebatible con los elementos de prueba que uno observa en la escena del hecho”, señaló.

Mientras tanto, el pasado viernes hubo un nuevo detenido en la caus, el séptimo en total. Se trata de un hombre de la comunidad gitana llamado Castro Iglezias Montoya, alias “El Brasilero”, que utilizó un Volkswagen Passat gris claro en el día del hecho y que se habría reunido con Juan Jesús Fernández la noche previa al asesinato.

El Intransigente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.