Previa para ellas: Como hacer un masaje erótico y sensual

La previa, aseguran, es la base de todo y ellas son quienes siempre la exigen y de la mejor manera. Por ello, si se trata de hacer las cosas bien, un masaje erótico puede ser la mejor forma de empezar con la pasión, disminuir el estrés del día y conectar con la pareja antes de un encuentro sexual o no. Por eso, a poner en práctica las manos.

Según el fisicoterapeuta mexicano Leonardo Nuñez Cuartas, “existen mil técnicas para dar un masaje erótico, el límite es tu creatividad”. Por ello, a continuación, algunos consejos para aprender lo más rápido posible:

1- Espalda

Para esto, lo primero a tener en cuenta es que los dos deben estar desnudos y en un ambiente tranquilo, sin interrupciones. Lo ideal es ambientar con algo de música y esencias. Basta con arrancar con movimientos sencillos como el deslizamiento, abarcar la espalda en primer lugar, los glúteos, la columna y luego los hombros y cuello.

2- Glúteos y piernas

Luego de cubrir la espalda, es momento de ocuparse de los glúteos y las piernas. Al ser una zona erógena del cuerpo, hay que aprovecharla muy bien con los movimientos correctos. Con las palmas en glúteos, hacer movimientos circulares y deslizarse hacia las piernas sin hacer presión sobre la parte de atrás de las rodillas.

3- Pies

Los pies contienen grandes cantidades de sensores provenientes de todo el cuerpo. Con ella boca arriba, dedicarle un buen masaje a la planta del pie, tobillo y dedos es más que placentero.

4- Pecho

Con aceites especiales para esto, el pecho permite un mejor desplazamiento con las manos sobre toda la zona, con movimientos circulares y frotando por debajo y los costados de cada pecho. Un simple soplido en esa zona es más que interesante.

5- Genitales

El masaje erótico puede ser la mejor previa para el sexo. Todo lo que se haga sea con la mano, boca o pies, siempre debe ser lento, sin fuerza ni ejerciendo presión.

Toda esta rutina, que puede ser corta o más extensa, siempre será un preámbulo ideal, porque no sólo se trata de placer, sino de confianza, calidez y acercamiento a tu pareja. Incluso, muchos la practican finalizando el acto con o sin relaciones sexuales. Porque, al fin y al cabo, de eso se trata: de pasarla bien, relajarse y gozar, sea como sea.

Independientemente del fin, una buena sesión de masajes aporta para combatir el estrés, la depresión, los problemas para conciliar el sueño, dolores de espalda, ayuda en determinadas lesiones, dolores de cabeza, relaja y mejora la concentración. Los especialistas, además, recomiendan al menos una vez a la semana recurrir a ellos.

El Intransigente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.