La frase futbolera con la que Sergio Massa le sugirió a Alberto F. ir a una interna

-“Te quiero hacer un recordatorio. El Bicho (Argentinos Juniors) no pudo en semifinales lo que Tigre pudo en la final (con Boca); pensalo en términos políticos”.

La frase futbolera no fue una cargada por la suerte dispar de los equipos con los que simpatizan. En el cierre de la charla -con coqueteo y sonrisas mutuas incluidas- que mantuvo en vivo en C5N con Alberto Fernández, Sergio Massa recurrió a la coronación del club con el que está vinculado para aclararle al precandidato de Unidad Ciudadana sus intenciones de no desistir en su candidatura a presidente, más allá de estar dispuesto al diálogo para construir “una gran coalición” que pueda derrotar a Mauricio Macri.

La metáfora, a la que Alberto F. sólo atinó a responder con un “aplausos para Tigre” de ocasión; tiene que ver con lo que, según cree Massa, reflejan las encuestas: aunque a priori la fórmula de Unidad Ciudadana cuenta con un piso más alto por el traslado de votos de Cristina Kirchner, la suya tiene más chances de derrotar en un eventual balotaje a Macri, porque no tiene el “ancla” del alto nivel de rechazo de la ex Presidenta y mantiene un componente de votos que esquivan a la grieta.

Así, el tigrense intentó poner sobre la mesa un punto que en las últimas horas, en las que se dijo que estaba dispuesto a ir como primer candidato a diputado nacional a cambio de garantías para sus intendentes y lugares para su tropa en las listas nacionales, provinciales y municipales; parecía haber perdido fuerza. Desde su entorno, se ocuparon de hacer saber que la ocurrencia nada tuvo de inocente.

Fue el segundo mensaje en apenas unos minutos. Antes del cruce, en una rueda de prensa improvisada en el búnker ganador del gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, Massa había enviado otra señal de que su intención es mantener su candidatura: “La coalición para derrotar a Macri se construye sumando, no dividiendo”, remarcó. Si el documento que publicó el sábado no había sido suficiente, en su aparición televisiva terminó de sepultar cualquier negociación con Cambiemos por las colectoras, que implicaba llevar la boleta de María Eugenia Vidal a la gobernación.

Sorprendió incluso a los propios a los que, antes de partir rumbo a Chubut y cansado de los tironeos, les avisó que no tomaría ninguna decisión “hasta el miércoles”.

En público, el líder del Frente Renovador recogió el guiño que le hizo Alberto Fernández y pidió “construir una enorme coalición de partidos, que nadie subsuma a nadie”. “Tenemos que mantener nuestra identidad y nuestra libertad”, consideró.

Pero advirtió: “Más allá de que Alberto y yo tenemos nuestra vocación de presidir la Argentina, todos tenemos la responsabilidad de representar a esa mayoría que hoy está doliente, esperado que pongamos en marcha la Argentina de la esperanza y del trabajo frente a la timba y la pobreza. Lo más importante es que les ofrezcamos a los argentinos una alternativa al desastre de Cambiemos”.

El resto es parte de un cruce que, dependiendo del resultado de las elecciones, puede quedar para el recuerdo, como aquel desplante de Elisa Carrió a Fernando “Pino” Solanas en medio de un acto que originó la disolución del Frente UNEN y le dio impulso a Macri. “Sergio volvé a Buenos Aires y tomemos un café, terminemos con esto para ver cómo podemos avanzar. Sé que tenemos muchos más puntos en común, trabajemos en profundizar eso”, le dijo Alberto F. en el programa “Hagan Algo”.

“Esta noche (por el domingo), el festejo va a ser largo. Mañana al mediodía seguramente estemos por Buenos Aires. Ojalá podamos tomar un café y construir entre todos, con los que faltan también y creen que Argentina necesita una alternativa, una nueva etapa que supere el fracaso de Macri”, contestó.

MSN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *