Crean el registro nacional de operadores de fauna silvestre

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable creó el registro nacional de operadores de Fauna Silvestre en el ámbito de la Dirección Nacional de Biodiversidad, con la finalidad de registrar a todos aquellas personas humanas o jurídicas que realicen operaciones de tránsito y comercio de ejemplares vivos, productos y subproductos de la fauna silvestre.

Según la resolución 231/2019 publicada este martes en el Boletín Oficial, será considerado operador de Fauna Silvestre toda persona humana o jurídica, que como resultado de sus actos o de cualquier proceso, operación o actividad, realice o participe en el tránsito interjurisdiccional, importación, exportación, industrialización, comercialización, de ejemplares vivos, productos y subproductos de fauna silvestre, incluidos aquellos operadores que cuenten con un establecimiento que albergue o mantenga un plantel de animales vivos.

De esta manera, el operador deberá declarar sin excepción los establecimientos, locales y depósitos dónde realice su actividad principal, así se encuentren en jurisdicción federal o local, siendo condición necesaria la inscripción en el registro nacional, para llevar adelante esta actividad.

Así, la Dirección Nacional de Biodiversidad analizará la información y documentación presentada, y aprobará o rechazará la solicitud, en el término de 10 días hábiles. De este modo, transcurrido el plazo sin que la Autoridad de Aplicación se haya expedido formalmente, se considerará aprobado.

Así, mediante la Ley 22.344 se aprobó la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), la cual fue suscrita en Estados Unidos el 3 de marzo de 1973, así como también las enmiendas adoptadas en las reuniones de la Conferencia de las Partes realizadas en Berna en noviembre de 1976 y San José de Costa Rica en marzo de 1979.

Asimismo, esta normativa se apoyó en la la Ley de Conservación de la Fauna Nº 22.421, la cual declaró de interés público la fauna silvestre que temporal o permanentemente habita el Territorio de la República, así como su protección, conservación, propagación, repoblación y aprovechamiento racional.

De este modo, el artículo 22 de la mencionada norma establece que serán funciones de la autoridad nacional de aplicación, las de fiscalizar el comercio internacional e interprovincial de los productos de la fauna silvestre en todo el territorio de la República, así como fiscalizar la importación y la exportación de los animales silvestres, de sus productos, subproductos y demás elementos biológicos.

El Intransigente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.