Tensión en el estrecho de Ormuz

Londres denunció hoy un intento de las fuerzas navales de la Guardia Revolucionaria de Irán de impedir el tránsito de su buque petrolero Heritage, que atravesaba la zona del estrecho de Ormuz cuando se acercaron los Pasdaran, que le ordenaron cambiar de ruta y detenerse junto a las aguas territoriales iraníes.
Efectivamente, según la reconstrucción del ministerio de Defensa de Londres, tres vehículos de los Pasdaran intentaron que el Heritage se detuviera, pero tal acción fue impedida por la intervención de la fragata HMS Montrose de la Royal Navy, que se interpuso entre el petrolero y los buques iraníes. Ante sus “advertencias verbales”, los vehículos de los Pasdaran se alejaron.
El episodio, que fue filmado por las fuerzas estadounidenses en el área, llevó a Londres a elevar la alerta de sus barcos en el Golfo al nivel más alto.
Pero la acusación fue negada por la Guardia Revolucionaria de Irán, la poderosa fuerza armada que responde solo al líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei.
“En las últimas 24 horas no hubo encuentros con barcos extraños, incluidos los británicos”, dijeron en un comunicado los Pasdaran, y señalaron que “si se hubiera recibido una orden de secuestrar barcos extranjeros”, sus vehículos “hubieran podido conducir la misión sin problemas, de manera decidida y rápida”. Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, habló de “afirmaciones sin valor hechas para crear tensión”.
Pero la presión sobre Teherán sigue creciendo. De hecho, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habló en una llamada telefónica con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sobre seguridad regional, “incluidos los esfuerzos para prevenir las acciones maliciosas de Irán”.
Por su parte, Rusia y China pidieron moderación. Según el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, es esencial “garantizar la libertad de navegación en el Golfo Pérsico y el Estrecho de Ormuz”, pero es necesario “evitar un aumento de las tensiones”.
El pasado 4 de julio, la detención de un petrolero iraní por parte de la Marina británica en Gibraltar agregó leña al fuego existente en torno al estrecho de Ormuz.
Y entonces, un político de la República Islámica sugirió que su país debería capturar un buque similar del Reino Unido. “Durante sus 40 años de historia, la República Islámica nunca ha iniciado ninguna tensión, pero tampoco ha dudado en reaccionar ante quienes son sus acosadores”, escribió Mohsen Rezai en su cuenta en la red social Twitter. El “Reino Unido no libera el petrolero iraní, es obligación de las autoridades aprehender un petrolero británico”, aseveró.
Las nuevas tensiones en el Estrecho de Ormuz, desde donde pasa un tercio del petróleo comercializado por mar, hacen crecer los riesgos de incidentes en la zona, donde, en los últimos dos meses, seis buques de carga y petroleros sufrieron ataques y sabotajes. Precisamente el pasado miércoles, Estados Unidos hizo público el deseo de crear pronto una coalición de países coordinada por Washington para garantizar, con una “escolta militar”, la seguridad de los barcos comerciales en la desembocadura del Golfo Pérsico y en el estrecho de Bab al-Mandab, en el ingreso al Mar Rojo, donde operan los rebeldes yemenitas hutíes, pro-iraníes.

ansa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.